Cultura

La Presidenta no quiere a San Martín porque «era milico, igual que Perón»

Hasta anoche la Presidenta no tenía previsto acto alguno para recordar al general San Martín a 165 años de su muerte. Por Osvaldo Pepe

Buenos Aires, 17 de agosto.(caraycecaonline) Hoy se cumplen 165 años de la muerte del general José de San Martín, ocurrida en Boulogne Sur Mer, Francia, lejos de la Patria amada, a cuya existencia él tanto había contribuido con sus campañas militares entre 1812 y 1822. Hasta anoche la Presidenta no tenía previsto ningún acto conmemorativo, aunque en los fastos del 25 de Mayo participó por cadena nacional de la restitución del sable corvo sanmartiniano al Museo Histórico Nacional. Ese día, en verdad, puso más énfasis en que San Martín legó el emblema a Juan Manuel de Rosas que en otra cosa. San Martín nunca fue un prócer muy querido por Cristina.

La historia dice que fue por su propia voluntad que San Martín eligió morir lejos del país, tal vez por el desencanto que estragó su espíritu ante la falta de comprensión entre sus compatriotas y también, desde ya, por el retiro de apoyos materiales y políticos del centralismo portuario para continuar con su epopeya libertadora. En 1829, incluso, cuando volvía al país de incógnito en la nave Countess of Chichester, decidió regresar a Europa, donde ya residía, sin desembarcar siquiera. Pidió que levaran las anclas del puerto de Buenos Aires para el regreso urgente, enterado de las discordias insalvables entre unitarios y federales. No quería ver sangre derramada ni odios cruzados entre quienes compartían Patria, suelo y Bandera. El hombre que cruzó los Andes vomitando sangre y quebrado por los dolores de su úlcera para liberar a Chile y Perú, no resistió el quebranto de su espíritu ante la salvaje lucha fratricida. Cuántos y cuántas debieran comprender la grandeza de esa contribución en lugar de sembrar con cada frase la agresividad, la descalificación continua y el rencor como arma política para el exterminio simbólico de los adversarios.

Lo cierto es que San Martín descendió de rango en la era kirchnerista. Digamos que también a él “le bajaron el cuadro”. La Presidenta eligió.(www.caraycecaonline.com.ar)