Política

Dos narcos le pagaron u$s 5 millones a Aníbal Fernández, según Martín Lanatta

Además, dijo que autoridades de la Aduana colaboraron con la exportación de ese precursor químico.

Buenos Aires, 28 de agosto.(caraycecaonline) Martín Lanatta, condenado por el triple crimen de General Rodríguez, afirmó que el jefe de Gabinete cobró US$ 5 millones. Martín Lanatta sigue hablando en Tribunales y cada vez complica más al jefe de Gabinete Aníbal Fernández. Ayer, el condenado por el Triple Crimen ratificó que el funcionario cobró más de 5 millones de dólares, de parte de dos mexicanos, para permitir el negocio de la efedrina. También amplió los detalles del supuesto pago de Sebastián Forza, una de las víctimas del crimen de General Rodríguez. En su relato, que continuará la semana próxima, Lanatta hizo hincapié además en la responsabilidad de las autoridades de la Aduana en el tráfico de efedrina, una línea de investigación que ahora podría profundizarse. Lanatta estuvo ayer más de seis horas frente a la jueza Servini de Cubría. No esquivó ninguna pregunta, aunque su relato fue desordenado y motivó varias repreguntas para encausarlo en los hechos referidos a la causa. El condenado, según pudo saber este diario, aseguró que Aníbal Fernández era el “jefe” de una operación montada para ingresar efedrina al país, de manera legal, y revenderla a los narcos. Lanatta ratificó que el funcionario recibió más de 5 millones de dólares de parte de dos mexicanos. Ese dinero habría sido entregado en un domicilio de la localidad bonaerense Quilmes. Sobre el supuesto encuentro de Aníbal Fernández con Forza en el departamento central de Policía, en marzo de 2008, Lanatta contó que ese día fue a buscar al empresario a su casa y que su mujer, Solange Bellone, fue testigo de la operación. “No se contradijo, pero no fue preciso respecto a la descripción de los lugares”, relató uno de los presentes en la audiencia. En su relato, Lanatta introdujo la responsabilidad de los funcionarios de la Aduana y de varios depósitos fiscales. Dijo que hubo una maniobra paralela de contrabando que permitió el ingreso de “diez veces más” de efedrina de lo que figura en los registros de la Sedronar, donde constan las importaciones aprobadas entre 2004 y 2008. “La maniobra era imposible sin el consentimiento de la Aduana y siguió hasta 2009”, apuntó. Y mencionó un informe de la DEA entregado a la fiscalía de Mercedes donde constan esas irregularidades. Pero no aportó nombres de funcionarios de ese organismo. Voceros de la Aduana afirmaron a este diario que “la importación de efedrina hasta el 2008 era legal si estaba aprobada por el SEDRONAR. La Aduana no fue citada ni siquiera como testigo a la causa de Servini de Cubría. Solo aportó informes”. Servini de Cubría investiga los contactos políticos con el negocio de la efedrina. Y citó a Lanatta como testigo luego de escuchar un tramo de la entrevista con el programa Periodismo para Todos que no salió al aire. En la causa ya están procesados tres ex funcionarios de la Sedronar. También están imputados dos de los hermanos Zacarías, muy cercanos de la familia Kirchner. Sobre su contacto con el empresario Augusto Abraham, el mayor importador de efedrina, Lanatta agregó ayer que habló por teléfono “una sola vez” y que luego lo “derivó” a Josué Fuks, otro empresario prófugo de la Justicia. ¿A qué número lo llamó a Abraham?, le preguntaron. Su respuesta fue esquiva: “Lo busqué el número en una agenda y no lo encontré”. Lanatta no terminó de hablar.(www.caraycecaonline.com.ar)

clarin.com