Política

La ONU aprobó una propuesta argentina para frenar a los holdouts

Fue durante una sesión que se hizo esta tarde en Nueva York, de la que participaron Axel Kicillof y Héctor Timmerman.

Buenos Aires, 11 de setiembre.(caraycecaonline) La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó esta tarde una resolución impulsada por la Argentina para fijar principios globales para la reestructuración de deudas soberanas, una forma de poner límites a los “fondos buitre”.

Con 136 votos a favor, 6 en contra y 41 abstenciones, y en medio de un aplauso de los representantes en el edificio de la organización en Nueva York, la resolución vio la luz. En contra votaron Estados Unidos, Alemania, Israel, Japón, Gran Bretaña y Canadá.

“Es una forma de ponerle límite a los piratas del siglo XXI, que no son ni más ni menos que los fondos buitre que, amparándose en la falta de una legislación global han usufructuado la pobreza de varios de los países aquí presentes”, dijo el canciller Héctor Timerman desde su banca.

A su lado, el ministro Axel Kicillof, que viajó especialmente a Nueva York para estar presente en la ocasión, asentía. Luego tomó la palabra por unos minutos: “Creemos que hay que modificar la estructura financiera internacional y es la ONU la que debe fijar estos principios básicos. Es un paso fundamental para que otros países no sufran los mismos ataques que la Argentina está sufriendo por parte de los fondos buitre”. Y finalizó su mensaje señalando que la resolución era “por un mundo mejor, por un mundo libre de buitres”.

La resolución establece una serie de principios para las negociaciones de deuda soberana, entre ellos que los países tienen el derecho de diseñar su política macroeconómica y que no debe ser limitada por “medidas abusivas”; que debe haber un principio de buena fe por parte de deudores y acreedores con un diálogo constructivo.

También establece que debe ser un proceso transparente e imparcial y que debe haber trato igualitario con todos los países y con principio de inmunidad soberana. También que la reestructuración no debe afectar el crecimiento sostenible y la inclusión de los países deudores.

La representante de Estados Unidos tomó la palabra para explicar su voto negativo: “Creemos que la ONU no es el mejor lugar para resolver los temas de deuda”, dijo y agregó: “Nuestras preocupaciones son bien conocidas”.(www.caraycecaonline.com.ar)