Cultura

«Hay una idea falsa que el 90% de los actores adhieren al kirchnerismo» dijo Oscar Martínez

«En este tiempo no perdí amigos, pero sí se hace complicado tener el mismo vínculo con alguna gente que tenía una relación entrañable. Para mí, el respeto profesional y el afecto personal pasa por otro lado». El actor si cree que hubo una «desacreditación oficial hacia el periodismo no oficial o independiente»

Buenos Aires, 16 de setiembre.(caraycecaonline) La cadena nacional que realizó la presidenta Cristina Kichnerdejó mucha información para analizar. Uno de los temas principales fue el anuncio de la «Ley del Actor», que apunta a reconocer los derechos laborales, previsionales y de seguridad social de los trabajadores actores. Oscar Martínez, un referente dentro del mundo actoral, se refirió al proyecto y manifestó que «está muy bien que haya una ley que proteja a los actores». Al mismo tiempo, manifestó que es no es partidario de la militancia y señaló que «hay una idea falsa de que el 90 % de los actores adhieren al kirchnerismo».

Ante las cámaras de TN, Martínez habló sobre las supuestas «listas blancas» en el ámbito de la televisión y en particular en las ficciones que lleva a cabo el canal estatal: «No puedo afirmar que las haya. Como tampoco creo que haya un mandato de que ciertas personas no se las convoque, de hecho a mí me hayan llamado en un par de ocasiones para trabajar en el canal público».

Ante la consulta de si la «grieta» también se había notado entre los actores, Martínez declaró: «En este tiempo no perdí amigos, pero sí se hace complicado tener el mismo vínculo con alguna gente que tenía una relación entrañable. Para mí, el respeto profesional y el afecto personal pasa por otro lado». El actor si cree que hubo una «desacreditación oficial hacia el periodismo no oficial o independiente» y agregó: «Fue muy ostensible y claro».

El actor cree que mucha gente que se acercó a este gobierno por «la política de derechos humanos que llevó a cabo». Y agregó: «Las personas lo tomaron como una bandera de reivindicación. Pero no estoy de acuerdo con la oficialización de las organizaciones de derechos humanos; no pueden ser apéndices del gobierno»..