Medios

Este Gobierno liquidó las reservas de gas y ya tenemos que importarlo a un costo de u$s 6.000 millones por año

¿No sería mejor desarrollar las reservas argentinas y volver a exportar? Si la respuesta es no, ¿por qué se demoró ocho años en oficializar este sistema?

Buenos Aires, 2 de noviembre.(caraycecaonline) Cristina Kirchner se despedirá la presidencia y no habrá podido construir los símbolos monumentales con los que pensaba sellar su recuerdo: la gigantesca torre de telecomunicaciones y la «Cinecittá» argentina, en la isla Demarcchi. Pero al menos con notable atraso dejó firmados y publicados los documentos imprescindibles para que se concrete un extraordinario monumento a la oportunidad perdida, a la catastrófica política energética pródiga en cortes, desabastecimiento, déficit cambiario y dependencia de las importaciones que llevó a cabo Julio De Vido.

La Argentina, que llegó a producir más gas que Bolivia a principios de la era K, no sólo importa el fluido del país vecino. También lo hace desde otros países en enormes barcos a costos altísimos, que traen el gas comprimido y licuado. Aquí se lo descomprime en plantas especiales y se lo inyecta en los gasoductos. Por año ya paga unos 6.000 millones de dólares.

Cuando exportaba, la Argentina proveía a sus vecinos y construyó gasoductos para enviar el fluido. Uno a Uruguay. Cuando en 2004 los Kirchner llevaron al país a la completa dependencia de la energía importada, se comenzó a hablar de instalar una planta regasificadora. Pero entonces quedó claro que lo lógico para tranquilizar a los inversores sería colocarla en Uruguay, que es un país serio y estable. Allí llegarían los barcos, se volvería el gas comprimido al estado gaseoso y el gasoducto se usaría al revés, para que la Argentina importara lo que antes producía y exportaba. De paso, importaría seguridad jurídica uruguaya también.

Tampoco ha conseguido desarrollarse lo suficiente el proyecto de Vaca Muerta, usado por el Gobierno más como propaganda que como solución al problema que creó.

La ley de hidrocarburos obtuvo sanción definitiva en el Congreso el 23 de septiembre pasado, con el número 27.189. Apareció en el Boletín Oficial el viernes 24 de octubre.

El proyecto Sayago, como se lo conoce en Uruguay, tuvo avances del otro lado del Río de la Plata, pero sufrió demoras, de las que los uruguayos culpan a los argentinos. A punto de irse del Gobierno, Cristina Kirchner deja la obra en manos de De Vido y también de Enarsa, la opaca e ineficiente compañía de propiedad estatal que el Gobierno maneja sin rendir cuentas.

Probablemente al presidente de YPF, Miguel Galuccio, que ha tenido disputas por el costo del gas importado por barcos, no le resulte simpático este detalle. Pero Enarsa, como se explicó, escapa hasta de los controles locales, mientras que YPF debe rendir cuentas hasta en la Securities and Exchange Commission (SEC), la Comisión de Valores de los Estados Unidos.

Todos datos curiosos en un proyecto multimillonario muy importante para Uruguay, que sólo puede permitirse semejantes instalaciones si de su uso participa una economía más grande que haga que la operación a escala vuelva razonables los altos costos, dicen los especialistas, que no están seguros de que en la Banda Oriental sigan interesados después de tanta demora.

La Argentina tardó muchísimo también en encaminar proyectos en Vaca Muerta, por la inseguridad jurídica, el default, el esquema tarifario demencial y las políticas erráticas. Los precios internacionales del petróleo y del gas cayeron a la mitad. Es más difícil aun lograr inversores interesados en un negocio que, según las empresas del sector, debería necesariamente incluir las exportaciones a Chile y Uruguay, como mínimo.

En lugar de ello, Cristina Kirchner se despide sellando el destino de la Argentina como importadora de gas y de seguridad jurídica del Uruguay.(www.caraycecaonline.com.ar)

 

lanacion.com por Jorge Oviedo