Justicia

El Gobierno denuncia que la gestión K borró información clave en el Estado

Ministerios y organismos advierten que hay sistemas que fallan y registros que fueron borrados.

Buenos Aires. 10 de enero.(caraycecaonline)En varios ministerios y dependencias públicas, los nuevos funcionarios se encuentran con situaciones comunes: no tienen acceso a información anterior, faltan bases de datos o los sistemas informáticos no funcionan.
Este parámetro se repitió en diferentes situaciones vividas en la Oficina Anticorrupción (OA), la Secretaría de Comercio –que depende del ministerio de Producción– y Vialidad Nacional, que estaba bajo la órbita del ministerio de Planificación con el kirchnerismo, pero la gestión macrista transfirió a Transporte.
Dos ex funcionarios públicos realizaron denuncias sobre posibles perjuicios al Estado en empresas estatales, según supo Clarín. Presentaron sus pedidos para investigar en noviembre, cuando Julio Vitovello estaba a cargo de la Oficina Anticorrupción. Mauricio Macri designó a Laura Alonso como titular de esa oficina. Pero la funcionaria no está pudiendo leer las denuncias existentes. “No tengo acceso al sistema (informático). Heredo lo que el titular anterior dejó. O sea, nunca le interesó ver qué entraba y salía”, describió Alonso.
Entre las causas que están en la OA hay acusaciones de malversación de fondos públicos por miles de millones. “Está en un sistema precario”, agregó Alonso.
En la secretaría de Comercio también estuvieron complicados a la hora de armar la nueva versión de “Precios Cuidados”, una marca que buscan dejar de usar. De hecho, en la página de Internet, hay una nueva “lista de precios”, que ya no se llaman “cuidados”.
En el Ministerio de Producción recurrieron a la Asociación de Supermercados (ASU) para certificar que algunos datos que tenían los funcionarios eran correctos.
“Hubo consultas de la Secretaría de Comercio a las cadenas, porque los técnicos de la gestión anterior no les estaban pasando la información que pedían a funcionarios actuales” contaron a Clarín desde varios súper y proveedores.
Aunque los importes al público se podían encontrar en internet, las empresas comunicaban sus costos a la secretaría, como paso previo a que esta dependencia decidiera los precios. En los datos entregados por las compañías al Ministerio de Economía (bajo la gestión de Axel Kicillof) estaban sus márgenes y otros “sensibles”, que a los privados no les gustaba brindar. Pero tenían que hacerlo para que les autoricen aumentos en sus productos. Cuando las autoridades actuales –Francisco Cabrera es el ministro de Producción y Miguel Braun, el secretario de Comercio– fueron a buscarlos, no los encontraron.
“Todos los datos sobre los valores de los insumos de mi empresa están en Economía, específicamente en Comercio Interior. Que no aparezcan me parece extraño”, contó un ejecutivo de una alimenticia que tuvo esta misma conversación con Braun.
El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, también sufrió estos manejos del kirchnerismo. Su equipo está mirando Vialidad Nacional, una dependencia que tiene obras en proceso por más de $ 65.000 millones, cuando su presupuesto es de 25.000 millones. Es decir que tendrá que realizar algunas modificaciones.
Tanto en Vialidad (que antes estaba bajo el ala de Julio De Vido) como en Transporte (el responsable anterior fue Florencio Randazzo) había arquitectos e ingenieros que eran empleados pero no asistían a trabajar. No fue una decisión de esos trabajadores. Los responsables políticos les indicaron que se quedaran en sus casas, les siguieron pagando, pero no querían conocer sus opiniones, porque eran críticas de las obras asignadas por el kirchnerismo.(www,caraycecaonline.com.ar)