Política Los negocios del kirchnerismo

Las pruebas que vinculan a Máximo Kirchner y Lázaro Báez

Empresario Lázaro Báez

Surgieron en un allanamiento a las oficinas del diputado. Contratos y facturas con Austral Construcciones.

Buenos Aires, 3 de abril.(caraycecaonline)Era las siete y media de la mañana del 13 de abril del año pasado cuando un grupo de la Policía Metropolitana se estacionó en secreto cerca de las oficinas de Máximo Kirchner en Santa Cruz. Los agentes tenían la orden de requisar el lugar. El  juez que investigaba las finanzas de las empresas K, sospechadas de haber sido usadas lavar dinero, era Claudio Bonadio. Los agentes esperaron una hora y media para actuar. La ex presidenta Cristina Kirchner presionó para frenar ese operativo. Tenía sus razones. Allí se encontraron varias pruebas: carpetas sobre reservas de habitaciones alquiler de uno de los hoteles K hechas por organismos financiadas por el Estado; folios con documentos de giros de dinero entre Néstor Krichner y una empresa de Báez; veintinueve facturas del contador de la familia K  correspondiente a alquileres de propiedades al constructor más beneficiaron con contratos de obra pública.

La policía y los enviados del juzgado de Bonadio encontraron también un cuaderno escrito a mano presuntamente por el propio Máximo. Allí estaban enumerados los pagos de los inquilinos de inmuebles que su familia les rentaba al menos hasta ese momento a “Austral Construcciones”, de Báez. La escritura en cuadernos de información de todo tipo era uno de los métodos de trabajo de Néstor Kirchner. Los investigadores presumen, por testimonios recogidos allí mismo, que el hijo trabaja, en ese sentido, como lo hacía su padre.

Los agentes de la Metropolitana también se toparon con dos objetos que podrían haber despertado alegría en Néstor Kirchner. Al menos es lo que pasas en un video de tevé en lo que se lo ve feliz cuando descubre una bóveda en un despacho municipal sureño: en las oficinas de Máximo había dos cajas fuertes de dimensiones importantes. En el lugar había medio millón de pesos en efectivo.

El avance de la causa Hotesur, liderada por Bonadio, cambió tras ese operativo. Antes de que las pruebas llegasen Buenos Aires el juez fue removido por la sala 2 de la Cámara Federal. Un récord. Ahora el expediente es instruido con otros tiempos por el juez Daniel Rafecas. Quien impulsa la investigación es el fiscal Carlos Stornelli. Las pruebas duermen ahora bajo custodia de la Prefectura.

Bonadio supo que los operativos que había ordenado que se realicen en 35 empresas y direcciones distintas de los Kirchner realmente alteraron a la entonces Presidenta cuando supo que ella pensó que su casa de El Calafate sería allanada. Fue por eso, creen en tribunales, que esa residencia fue rodeada por efectivos de Gendarmería. Testigos de la escena contaron que algunos de los agentes se tiraron cuerpo a tierra, así como si estuvieran defendiendo un lugar en pleno combate armado.