Editoriales Panorama político

Piratas del Caribe

El empresario K, Lázaro Báez, baja del celular policial, detenido.

Comienza el desfile ante los Tribunales de canallas, que realmente robaron al amparo del poder dejando a la economía con el mayor déficit de la historia de nuestro país. Que sumergieron en la miseria a millones de compatriotas y consumaron un desquicio institucional sin parangón, mostrando así su verdadero rostro de cinismo «nac & pop» que sólo merece un destino en el penal de Ezeiza. (por Jorge Avila)

Buenos Aires, 9 de abril. (caraycecaonline) Contra viento y marea, mientras la tormenta arrecia es importante no perder el rumbo y el gobierno afronta la etapa mas complicada del año, con premisas claras vinculadas al retorno a la normalidad institucional. Ello implica esfuerzos colectivos, compromiso con la verdad, conducta, ética y responsabilidad. Nada de ello puede estar ausente en el accionar de funcionarios, dirigentes del oficialismo y la oposicion, y especialmente en la sociedad.

Sería sencillo asignar las culpas a una dirigencia política que desde el retorno de la democracia, no ha hecho más que apañar un retroceso moral que devino en una notable devaluación y permitió el ascenso de estafadores, truhanes e ineptos hasta llegar a la mayor decadencia de la República. Con el cambio surgido de la voluntad popular, surgido de las urnas el año pasado, nuestra sociedad demostró contar con un reservorio de esperanza para albergar un proyecto destinado a revertir la decadencia. El surgimiento de una investigación periodística donde se alude al presidente Macri y otros dirigentes de su entorno en operaciones realizadas en Panamá, pretende ser agitado como un escollo insalvable para la consolidación de un nuevo tiempo de realizaciones fecundas para la patria. Ello ocurre mientras comienza el desfile ante los Tribunales de canallas, que realmente robaron al amparo del poder dejando a la economía con el mayor déficit de la historia de nuestro país.  Que sumergieron en la miseria a millones de compatriotas, mientras «entierran» millones de dólares  como los piratas caribeños.  Y que  consumaron un desquicio institucional sin parangón,  mostrando así su verdadero rostro de cinismo «nac & pop»  que sólo merece el destino  del penal de Ezeiza.

Mientras la Justicia hace su trabajo, los que pretenden equiparar forzadamente las acciones jurídicas, sólo atinan a convocar  manifestaciones destituyentes  en Plaza de Mayo. Quieren tapar el sol con una mano.

El destino está trazado, y todos deberán rendir cuentas ante la Nación. Por ello sería oportuno que algunos funcionarios adviertan que el ánimo social no está a tono para utilizar el helicóptero presidencial para retornar a su casa o hacer viajes de cotillón a Punta del Este. Existe un horizonte complicado y es preciso enfrentar los cuestionamientos con Verdad y Justicia. La economía del país pronto estará en recuperación, pero si se dañan la confianza pública y la jerarquización institucional, lo más probable será el naufragio.(www.caraycecaonline.com.ar)