Justicia La ruta del dinero K

Chueco, el abogado desaparecido, también tenía cuentas en Panamá

Cartel de búsqueda de Chueco en Puerto Iguazú

Sospechas de lavado El hombre vinculado a Lázaro Báez fue intermediario de clientes que abrieron sociedades offshore.

Buenos Aires, 17 de abril.(caraycecaonline) Jorge Oscar Chueco, abogado vinculado a Lázaro Báez que se encuentra desaparecido desde el viernes, fue intermediario de varios argentinos que abrieron cuentas en paraísos fiscales en Mossack Fonseca, según se desprende de la investigación del diario La Nación con los Panama Papers. La calificación de “intermediario” proviene de la misma firma especializada en sociedades offshore. 

Según publica hoy el diario, el abogado se reunió con los representantes de Mossack Fonseca, el estudio especializado en paraísos fiscales, al menos en cuatro oportunidades durante los últimos años. El promedio de las sociedades offshore creadas por año fue de 12, y tenía fluidos contactos con el bufete. En los documentos aparece que le facilitaron información sobre “Hong Kong y Nevada”, dos de los lugares más requeridos para armar sociedades en el exterior.

El primer encuentro fue en 1999, y a partir de allí aparece en varios listados de la clientela de Mossack Fonseca. Lo contactaron nuevamente en 2002 y desde ese entonces “los empleados lo describieron como una persona cordial y con buena apariencia”, según cuenta La Nación. Se entrevistaron también el 17 de abril de 2006 y el 15 de septiembre de 2010 en las oficinas de Chueco, en la calle Paraguay al 1200. Este último fue pocos meses antes de la venta de la financiera SGI de Puerto Madero,conocida con el nombre de “La Rosadita”).

La información cobra sentido a partir de lo denunciado por el fiscal José María Campagnoli: en su dictamen por la causa de la “Ruta del dinero K” aseguró que Federico Elaskar, entonces al frente de La Rosadita, había sido extorsionado por Chueco y el contador de Lázaro Báez, Daniel Pérez Gadín, para que ceda el control de la financiera. Lo que Campagnoli dedujo fue que Báez quería venderle la firma a Helvetic Group, una empresa radicada en suiza sospechada de lavado de dinero.

Los clientes son una incógnita: de los documentos analizados no se desprende quiénes podrían ser los argentinos que le solicitaron a Chueco la creación de las sociedades en paraísos fiscales.

La información surge de los registros internos de Mossack Fonseca, y La Nación accedió mediante los documentos otorgados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.(www.caraycecaonline.com.ar)

clarin.com