Justicia La ruta del dinero K

Fariña en su primera nota en teve como arrepentido

Leonardo Fariña con Pagni en su programa de TN

TN El conductor de Odisea Argentina entrevistó al valijero y tuvo que aceptar su condición de no aparecer en cámara.

Buenos Aires, 3 de mayo.(caraycecaonline) «El gorro muestra el estado en el que estaba. Lo usó porque el fin de semana se le cayó el pelo por el estrés», cuenta el periodista Carlos Pagni sobre la previa de la extraña entrevista que Fariña otorgó al programa Odisea Argentina de TN y en la que se negó a aparecer en cámara más que en la presentación de la nota. Se lo veía cabizbajo, como en una «especia de ataque de pánico», sostuvo Pagni.

Ese mismo día, el  ex «valijero» de Lázaro Báez – hoy resguardado en la figura del «arrepentido» en la causa por la ruta del dinero K- también dio una entrevista a un medio extranjero y habló durante una hora y media con los periodistas de Clarín, Claudio Savoia y Nicolás Wiñazki.

Aquí el comienzo de la entrevista con Pagni, el único momento donde Fariña permitió que se lo mostrara:

Las claves de la entrevista, ya sin imagen:

P: Supongamos que te lo encontrás hoy a Báez ¿Qué le dirías?

Que no sea tan boludo como yo

P: ¿Qué quiere decir eso?

Seguramente él va a pensar que estando preso, callándose, va a actuar con código para sus jefes. Y que mágicamente va a venir «la mano» [en alusión al «poder» que pueda ayudarlo]. Eso nunca va a pasar. Porque hoy en día [Báez] es un problema para ellos [los K].

P: ¿Qué quiere decir eso?

[Báez] Es el gran eslabón que pude terminar con todo esto. y realmente espero que tome la decisión correcta de arbitrar los medios para tener sus garantías y decir lo que realmente pasó. Para que no le cague la vida a los hijos, sobre todo. Porque él es una persona que ama la familia, ama a los nietos y es un tipo que se equivocó en hacer partícipe de estas cosas a los hijos.

Pasa que también lo hizo por una cuestión de confianza. Él no tenía personas de confianza y uno donde primero tiene confianza es en la familia. Es más, de hecho si yo pudiera me gustaría hablar con él. Con Martín [el hijo de Báez] y decirle que no cometa el error que yo cometí. Porque «la mano» nunca va a llegar y el tiempo pasa y perdes muchas cosas. Perdes el arraigo con tus hijos, va a perder el matrimonio.

P: ¿Vos le recomendarías que hable?

F: Sí.

——

Fariña: No es un negocio montado en relación a Báez. Yo lo definí como un plan sistémico de defraudación y vaciamiento de las arcas públicas del Estado. Porque el dinero provenía de la obra pública, de una partida presupuestaria a nivel público. Yo creo que la situación es más simple.

Pagni: Explicalo simplemente

F: Acá están todos hablando del caso Lázaro Báez como un caso de lavado. El lavado es el último extremo de un sistema. El lavado es la parte que atañe al privado como delito. Vos para que tengas que lavar, tenés que generar un recurso, una fuente [de dinero] ilícita, para empezar. Acá lo que se da, paradógicamente, es que la fuente es lícita pero el módo es ilícito.

P: ¿Cómo es eso?

F: Yo lo había descripto en 5 pasos: 1- El sobreprecio en la obra pública, 2-Adelanto financiero, 3- Facturación apócrifa, 4- cohecho, 5- lavado. Acá lo que nunca hay que perder de vista es que para que una empresa privada tenga que sacar del circuito financiero un dinero en negro -hacer negro a blanco, que es lo contrario a lavar- necesita ese capital inyectado. Ese es el sobreprecio [en la obra pública].

Cuando cambia el gobierno, se cambia la ley de obra pública. Previamente existía lo que se llama el acápite de acopio: las empresas, por una cuestión de competitividad, lo que podían hacer era acopiar los insumos. Que es lo que en la proyección de tiempo [permitía] evitar la inflación. Después se cambió. Se sacó la ley o acápite de acopio y se puso el acápite de adelanto financiero, con lo cual a toda obra que se adjudicaba, automáticamente se giraba el 20% del valor de la obra para que empiece a realizarse.

P: ¿Para todos los contratistas o sólo para los que se generaba un retorno?

F: No, para todos. Pasa que en no todas las obras se generaba un sobreprecio. Como tampoco hay un sólo Lázaro Báez.

P: ¿Vos estás diciendo que los sobreprecios están extendidos en todo el sector?

F: No sé si en todo el sector. Hay un grupo de empresas que hacen lo mismo. Es una realidad, en mayor o en menor medida. Pero tampoco es el único rubro. Con la energía, con el petróleo, con un montón de cosas pasa lo mismo. Entonces, una vez que la empresa recibía el adelanto de obra, en vez de imputarse a la obra, que es lo que dice la ley, eso era lo que se tenía que devolver.

P: ¿Cómo se devolvía?

F: Ahí es donde surge el problema ¿Cómo hacés para sacar del circuito el dinero que lo tenés bancarizado y que tiene una apariencia completamente lícita? Yque técnicamente si vos no constatás el sobreprecio en la obra pública, es un giro lícito.

——

Fariña: Con Báez no podés hablar de Cristóbal [López]. Porque son enemigos acérrimos.

Pagni: ¿Cómo es eso?

F: Báez siempre sintió que el otro lo forreaba porque al otro [Cristóbal] le daban más entidad como empresario. Y Cristóbal lo que menos quiere es emparentarse con Lázaro.

P: Vos decís que Cristóbal se sentía un empresario y lo tenía a Lázaro como una especie de mero testaferro.

F: Algo así. Porque Lázaro no es una persona muy ávida en cuando al manejo empresarial. Porque si no, no tendría una empresa como la tuvo.

P: Muy primitivo…

F: Pero quizás también el más protegido en ese momento.

P: Es decir, Néstor lo protegía más a Lázaro que a Cristóbal

F: Quienes conocimos a Lázaro y la relación que tenía con Néstor…eran hermanos. Pero era una amistad de verdad eh.

P: ¿Cómo te das cuenta de eso?

F: Por cómo hablaba lázaro de Néstor . (www.caraycecaonline.com.ar)