Justicia La ruta del dinero K

El patrimonio de Báez: la casa del ascensor y los espacios ocultos

Frente de la vivienda de Báez en Río Gallegos

En una de las propiedades allanadas en Calafate, derribaron dos paredes. Encontraron una espacio misterioso detrás de un galpón de leña.

Buenos Aires, 4 de mayo.(caraycecaonline) Los empleados de la fiscalía de Guillermo Marijuan llegaron a la propiedad ubicada en la calle Néstor Kirchner 2871 con un dato auspicioso: algunos vecinos la bautizaron como “la casa de Máximo”porque habrían visto ingresar al hijo de la ex presidenta. De hecho, un testigo del operativo lo ratificó delante de los empleados judiciales y los policías. Pero en los registros de la AFIP, la vivienda pertenece al empresario Lázaro Báez, aunque está vacía y casi sin uso. En su interior, los investigadores encontraron un ascensor, y dos espacios ocultos que obligaron a romper paredes.

Afuera de la casa, los empleados y las secretarias de Marijuan hallaron una construcción con revestimiento de piedra que no tenía sentido arquitectónico. “Rompimos una pared de durlock, detrás de un galpón para guardar leña, encontramos un espacio de unos 40 cm vacío, pero nada en su interior. El resto de la construcción era cemento”, relató a este diario uno de los testigos del operativo.

También se rompió parcialmente una pared que está debajo de la escalera principal. Ese espacio, que se suele utilizar en muchas casas para guardar elementos en desuso, había sido tabicado. Pese a las sospechas iniciales, el lugar también estaba vacío. Por las dudas, llevaron a “Jack”, el perro rastreador de la AFIP.

La propiedad, valuada en 750 mil dólares, no estaba habitada, como tantas otras que fueron allanadas. Tiene cinco habitaciones y la misma cantidad de baños. En los armarios, no había ropa: sólo toallas dobladas, con las etiquetas puestas. Los investigadores la bautizaron como la “casa del ascensor”, un lujo inédito para una propiedad de dos plantas.

La vista desde el interior de la casa. Tiene cinco habitaciones y muebles de lujo.

Además del ascensor, la vivienda tiene muebles de cedro, varios televisores de 52 pulgadas y una sala de juego. Sin embargo, permanece vacía.

Según fuentes judiciales, durante el allanamiento, que duró más de cuatro horas, el cuidador reconoció que Báez había estado apenas “dos o tres veces”. Pese a los rumores, los vecinos consultados por Clarín no pudieron ratificar la presencia de Máximo Kirchner. La Justicia sigue investigando.(www.caraycecaonline.com.ar)

 

clarin.com