Política La ruta del dinero K

La muerte de Quiroga calla una voz clave contra la corrupción kirchnerista

El ex funcionario Horacio Quiroga.

Este ex funcionario en 2014 denunció en el juzgado de Sebastián Casanello a la presidenta Cristina Kirchner y al ex ministro Julio De Vido por la “desaparición” de 100 millones de dólares que, incluidos en el Presupuesto Nacional , estaban destinados a la construcción de una usina termoeléctrica en el Chaco que nunca se realizó. El concepto de “Reparación Histórica”, impide que los fondos así dispuestos no pueden ser reasignarse a otros fines.(por Roberto Muñoz)

Buenos Aires,10 de mayo.(caraycecaonline) . La muerte dudosa de Horacio Guillermo Quiroga Toran, hombre de confianza de Néstor Kirchner por su conocimiento en el campo de los hidrocarburos, podría transformarse en un caso con similitudes al del fiscal Alberto Nisman.

Este ex funcionario  en 2014 denunció en el juzgado de Sebastián Casanello a la presidenta Cristina Kirchner y al ex ministro Julio De Vido por la “desaparición” de 100 millones de dólares que, incluidos en el Presupuesto Nacional bajo el concepto “Reparación Histórica”, estaban destinados a la construcción de una usina termoeléctrica en el Chaco que nunca se realizó. El concepto de “Reparación Histórica”,  impide que los fondos así dispuestos no pueden ser reasignarse a otros fines.

Quiroga, tras su primera denuncia  publicada por la revista Noticias en 2013 había sido  convocado por el mismo juez Casanello, quien lo sometió a 16 horas de  declaración testimonial. “Fui algo maltratado” comentó  Quiroga y dejó entrever que el extenso tiempo de interrogatorio “daba la sensación que era para que en algún momento me contradijera en mi testimonio”.

En esa oportunidad, por las  amenazas que había comenzado a recibir, Quiroga pidió al magistrado  una protección policial para él y su familia. Pero el juez no lo escuchó. Tampoco en una segunda oportunidad que le encareció seguridad. Eran tiempo de la “Justicia Legítima”.

Esas amenazas, en consecuencia, se mantuvieron sin descanso, según  el mismo Quiroga, “porque me decían que iba a ser denunciado como único responsable de la administración fraudulenta de las petroleras de Lázaro Báez Epsur y Misahar, adjudicatarias de pozos que nunca habían sido explotados.

En sus primeras declaraciones había asegurado haber visto “contar sobre una mesa 7 millones de dólares que Néstor Kirchner había enviado a Lázaro Báez para el funcionamiento de su empresa”. Y en su opinión, ambos tenían trato de socios, aunque “la órdenes las daba Néstor”.

Ya desvinculado de Báez, Quiroga hasta fue desalojado del departamento que ocupaba en Puerto Madero, que alquilaba Austral Construcciones.

Y once días después de la muerte de Néstor Kirchner, fue despedido sin justa causa. . Pero una demanda laboral le reportó luego casi $ 2 millones de pesos.

No obstante, los acosos y amenazas persistían y  Quiroga, decidió entonces defenderse de ser involucrado falsamente en los fraudes, con la denuncia de otro grave fraude al Estado por el que responsabilizó principalmente a la ex presidenta de la Nación y al ahora procesado, Julio De Vido, por entonces ministro de Planificación Federal. El juez Casanello ingresó la causa con el Expediente N° 10.149/14.

Con  el patrocinio del penalista Jorge Vitale, los  denunció por  “Administración fraudulenta, fraude a la administración pública, por abuso de autoridad y violación de deberes de funcionarios públicos.”

Quiroga ,por orden de Néstor Kirchner, fue el encargado de iniciar las contrataciones de los cargueros de gas líquido que nuestro país tuvo que comenzar a importar tras la pérdida del autoabastecimiento de petróleo y gas que generaron las gestiones desastrosas de Amado Boudou y Axel Kicillof.

Según comentó “la carga de esos buques oscilaba en 50 millones de dólares y la mitad se la quedaba el gobierno”.

También reveló que” la barcaza destinada al puerto de Bahía Blanca para gasificar el combustible líquido, costó uno u$s3 millones, pero fue facturada por u$s30 millones de dólares”.

Conclusión, Quiroga era una voz clave para certificar a fondo la enorme corrupción kirchnerista en la comercialización energética.  Y la medida justa de esta enorme fuente de recursos en efectivo que nuestro  país tiene que pagar desde hace varios años lo muestra el costo anual que salen del Tesoro nacional:  12.000 milllones de dólares.

Ahora los médicos forenses  podrán confirmar si Quiroga sufrió un accidente o  si fue muerto a golpes.  De nuevo la el kirchnerismo  pasea su suerte entre una casualidad u otro asesinato político. (www.caraycecaonline.com.ar)