Economía La ruta del dinero K

Clausuran el depósito preferido de unos contrabandistas K

Depósito del Tigre clausurado

El titular de Aduana, Juan José Gómez Centurión, decidió revocarle los permisos a a Terminal de Tigre, propiedad de los hermanos Paolantonio donde había 570 contenedores importados el año pasado.

 Buenos Aires, 24 de mayo.(caraycecaonline) Tras la denuncia periodística  sobre las actividades de los hermanos «Negro» y «Tata» Paolantonio, la nueva gestión de la Aduana detectó que ese clan llegó a importar 570 contenedores cargados de mercadería de origen chino a partir de enero de 2015. Si se tomara un valor promedio de 55.000 dólares por cada uno de esos envíos, la suma que movilizó esta organización de contrabandistas superaría holgadamente los 30 millones de dólares el año pasado.

Fuentes cercanas a Juan José Gómez Centurión, el funcionario designado por Mauricio Macri para controlar las fronteras y el comercio exterior, adelantaron que el jefe aduanero tiene a la firma una resolución que dispone la revocatoria de los permisos para operar que tenía el depósito fiscal Terminal Carga Tigre (TCT), ubicado en la Panamericana Ramal Tigre y la Ruta 197. Allí fue a parar la inmensa mayoría de los contenedores importados por las empresas controladas por los Paolantonio. Algunos otros fueron a dar al depósito Carestiba, que se atribuye a un amigo directo de Ricardo Echegaray, Jorge «El Uruguayo» Lambiris, que ya fue clausurado hace 60 días.

Frente a una consulta específica de Clarín sobre las operaciones del grupo de presuntos contrabandistas, la Aduana confirmó que se registran más de medio millar de operaciones de importación a nombre de dos sociedades mencionadas por este diario dentro de un grupo de ocho firmas usadas por los Paolantonio desde 2011. Se trata de Vocasser SRL y Corport SA. Esta última es la que más contenedores sospechosos trajo al país en 2015. La mayoría de ellos fue abierta en el mencionado depósito TCT, que también formó parte de la investigación de Clarín y sería manejado por un enigmático personaje llamado «El Gaita».

Según qué tipo de mercadería se escondiera dentro de esos contenedores, los Paolantonio podían llegar a cotizar sus serviciosentre 40.000 y 85.000 dólares por «lata». A un promedio de 55.000 dólares, que corresponde a las cargas más solicitadas, del rubro textil, la suma de los negocios del grupo arrojaría un total cercano a los 31 millones de dólares, solo el año pasado y a cabeza de estas dos sociedades. Oficialmente se informó que el despachante que intervino en la mayoría de los despachos fue el mismo: Edgardo Enrique Mingrone.

Alguno de estos 570 contenedores quedaron abandonados debido a la ofensiva de Gómez Centurión sobre esta y otras organizaciones de contrabandistas. Es el caso de nueve latas a nombre de Vocasser SRL cargados de rollos de tela e indumentaria que están en Terminal 5. Por supuesto, los Paolantonio habían declarado allí otras cosas, como flores artificiales, artículos de pesca y paraguas. En TCT, en tanto, se hallaron 10 cargas de la mencionada Corport SA. Todas ellas teníanremeras, camperas, camisolas y sweters.

Esa última firma fue creada hace apenas cuatro años y ya cambió de domicilio otras tantas veces. Sus titulares originales eran dos comerciantes de Almirante Brown y Florencio Varela, que al año siguiente también renunciaron. El último presidente se llama Pablo Vicente Montone y, en realidad, no parece responder al perfil de un empresario que realiza importaciones millonarias. Hasta diciembre pasado trabajaba en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires y desde entonces lo hace en la Municipalidad de La Matanza.(www.caraycecaonline.com.ar)