Economía Escàndalo brasileño de "Carne debil"

Brasil teme perder el mercado mundial de carnes que abarca 150 países

Operativo. Vehículos de la policía federal, frente al Ministerio de Agricultura en Brasilia, tras el descubrimiento de la enorme red de corrupción con carne en mal estado. /EFE

El hallazgo de adulteraciones de carnes bovinas, embutidos y aves, como práctica frecuente entre los dos grandes holdings del sector: JBS S.A. y BRF, debe derivar en la pérdida de mercados conquistados “con estrategias y grandes esfuerzos” las últimas dos décadas.

Brasilia, 19 de marzo.(caraycecaonline) Las autoridades brasileñas ya no dudan del violento impacto negativo que el caso “Carne Débil” tendrá sobre el comercio exterior de carnes. El hallazgo de adulteraciones de carnes bovinas, embutidos y aves, como práctica frecuente entre los dos grandes holdings del sector: JBS S.A. y BRF, debe derivar en la pérdida de mercados conquistados “con estrategias y grandes esfuerzos” las últimas dos décadas. El ministro de Agricultura, Blairo Maggi, se lamentó la mañana del sábado: “Retrocedimos 10 casilleros”; para luego declarar que “obviamente tenemos por qué preocuparnos. Donde se descubre un problema pueden surgir muchos otros”.

Brasil consiguió, en el último decenio, alcanzar una posición elevada en los mercados mundiales, al punto de detentar 7,5% del negocio global de carnes bovinas. Hoy es el segundo gran exportador en ese segmento detrás de Estados Unidos; y cuenta con más de 150 países compradores de los alimentos cárnicos y sus derivados, entre ellos la Unión Europea, Rusia y China.

Ya hubo un primer indicio de la reacción internacional frente a los descubrimientos del viernes, con el gran operativo policial que secuestró documentación de esas empresas. Las acciones de JBS y BRF cayeron abruptamente en la Bolsa de San Pablo, lo que hizo retroceder al índice Bovespa en más de dos puntos, luego de venir desde algunas semanas en alzas optimistas. Las acciones de los dos conglomerados frigoríficos brasileños se desplomaron el viernes: en un caso, con un declive de 10,6% y en el otro de 7,25%.

“Trabajamos mucho en los últimos años para conquistar espacios en el mercado externo. Y ahora, una actitud que involucra a un grupo reducido de personas coloca nuestra imagen por el suelo. Eso es muy pero muy malo”, declaró Maggi a la prensa brasileña. Para el ministro, esto excede las responsabilidades de la policía: “Este no es un caso apenas de ellos. Es muy grave para el país”. Este lunes, el funcionario tendrá dos reuniones claves con diplomáticos de Estados Unidos y de la Unión Europea. Las dos delegaciones se apresuraron a pedir las citas para enterarse de primera mano de lo que denunciaron fiscales, policías y jueces brasileños.

Para la Argentina es un tranco difícil, aunque aun no puede ser medida la influencia que tendrá tanto en el mercado doméstico como en el exterior. BRF anunció, el año pasado, una inversión de casi 300 millones de dólares para expandir la producción argentina con sus marcas tradicionales. Este holding es dueño de Avex, la principal empresa avícola de nuestro país. Además es propietario de las marcas Sadia, Alimentos Calchaquí, Bocatti, Campo Austral y Tres Cruces. Su gran competidora, JBS, es dueña de Swift y Cabaña Las Lilas; entre sus grandes marcas figuran también Friboi, Maturatta, Pilgrim’s, Gold Kist Farms y Pierce. Las operaciones de los dos grupos empresariales en el país comenzaron en esta década con la compra de distintas plantas a los holdings argentinos, entre ellos, Molinos.

Para los especialistas, estas compañías brasileñas deben sufrir un daño como mínimo “equivalente al caso de Parmalat”, que casi despareció a principios de este milenio por manejos financieros turbios de algunos de sus dueños. Las brasileñas tuvieron una estrategia enfocada.(www.caraycecaonline.com.ar)