Obras públicas Viaducto Puente de la Noria

Guiño de Macri al intentdente peronista Insaurralde

Macri e Insurralde

«Como decía el General, ‘que cada argentino contribuya produciendo lo que consume'», dijo el Presidente en un guiño a Insaurralde.

Buenos Aires, 26 de mayo.(caraycecaonline) «Junto al intendente, el papá del año». A diferencia de la frialdad que mostró cuando desembarcó, por ejemplo, en La Matanza ante Verónica Magario ó en otros distritos gobernados por el PJ, el Presidente se mostró muy cercano y arrancó su discurso en Lomas de Zamora haciéndole un guiño a Martín Insaurralde, una de las cabezas de los jefes comunales «díscolos» que días atrás se excusaron de ir a una cita convocada por Máximo Kirchner para evitar cruzarse con Amado Boudou, Gabriel Mariotto y Luis D’Elía.

El gesto de Macri a Insaurralde, cuya mujer Jésica Cirio está embarazada de cuatro meses, no responde a un acercamiento y posible desembarco en Cambiemos: obedece a la buena relación que mantienen pese a las diferencias partidarias. Y, también, a la necesidad del Gobierno de mostrar buena sintonía con el jefe comunal, que mantiene buenos niveles de aprobación de gestión. Y que en Lomas, uno de los distritos más populosos del Conurbano, el oficialismo aún luce relegado en las encuestas.

Por eso, no fue casual que la foto con Insaurralde se diera con un tema de gestión como excusa: la inauguración de un tramo del Puente La Noria. Y tampoco que Macri citara a Perón («Como decía el General, ‘que cada argentino contribuya produciendo lo que consume'», dijo) y que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el ministro de Transporte Guillermo Dietrich destacaran el trabajo en conjunto entre Nación, Provincia y el Municipio.

Insaurralde recibió también a pura sonrisa a Macri y dejó de lado algunos cuestionamientos que, en algunas entrevistas, lanza contra la Casa Rosada.

La estrategia de seducción del Gobierno se repetirá, dicen, durante la campaña: el jefe de Estado se mostrará cercano con los intendentes que, más allá de su pertenencia partidaria, hayan facilitado el trabajo de Nación y de Provincia; y no ahorrará mensajes críticos hacia aquellos que «ponen palos en la rueda».

Pese a todo, Insaurralde no deja de ser mirado con recelo en Casa Rosada, donde hacen referencia a sus «oscilantes» últimos movimientos: repasan que en su momento lideró el Grupo Esmeralda y propició la alianza estratégica con Florencio Randazzo pero que semanas atrás sorprendió al mostrarse con el ex gobernador bonaerense Daniel Scioli.

«Ni en el peronismo pueden confiar en él, menos nosotros podemos planificar algún acercamiento», dicen.

La serpenteante trayectoria de Insaurralde abona en parte esa desconfianza: luego de tomar relevancia nacional en 2013 a partir de ser el elegido de Cristina para encabezar la lista de Diputados por la provincia de Buenos Aires, coqueteó con su pase al Frente Renovador de Sergio Massa hasta que advirtió su caída en 2014 cuando, ya enemistado con el FPV pero con buen vínculo con el entonces presidenciable Scioli, decidió dejar su banca en el Congreso y recluirse en su distrito.(www.caraycecaonline.com.ar)