Narcotráfico Lo indagan mañana

«Ruti», el narco que controlaba la droga en la villa 31 fue extraditado desde Perú

Alionzo Rutillo Ramos Mariño llevado preso

Alionzo Rutillo Ramos Mariño fue taído ayer. Lo habían expulsado en 2015, pero mantuvo su poder en la villa 31. Investigan si ingresó al país de manera ilegal. (por Virginia Messi)

  Buenos Aires 9 de julio.(caraycecaonline) El 16 de octubre de 2015 Willington Gallegos Guzmán (28 ) fue asesinado a balazos en la villa 31 bis, de Retiro. Allí manejaba un pool junto a su hermano. Las malas lenguas del barrio hablaron inmediatamente de un ajuste de cuentas detrás del cual estaba nada más ni nada menos que un pesado con historia, el peruano Alionzo Rutillo Ramos Mariño (53), alias “Ruti”. Al parecer Willington se dedicaba la venta de droga al menudeo sin su aprobación.

Aunque para ese entonces “Ruti” estaba en Perú, donde había sido expulsado en junio de 2015 -luego de cumplir la mitad de una condena a 18 años por la llamada Masacre de Nuestro Señor de los Milagros, en la que murieron cinco personas que participaban de una procesión- para la Justicia argentina nunca dejó de manejar su negocio narco en la villa 31. Incluso testigos declararon que volvió a entrar al país ilegalmente, una vez expulsado.

Por seguir siendo el capo de la 31 -o al menos uno de ellos- la Justicia Federal Argentina ordenó su captura internacional en enero de 2016, detención que se concretó el 28 de septiembre de ese año. Bajo los cargos de narco y dueño de un arsenal, llegó extraditado desde Lima.

El regreso de "Ruti", el narco que controlaba la venta de droga desde Perú

«Ruti», al llegar a Ezeiza.

Mudo, cabizbajo y con las manos esposadas, “Ruti” bajó del vuelo 1365 de Aerolíneas Argentinas a las cinco de la madrugada de ayer. En medio de un importante operativo de seguridad, partió del Aeropuerto Internacional de Ezeiza a los calabozos de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, sobre la Avenida Belgrano, los mismos donde vivió unos días el capo narco colombiano Henry de Jesús López Londoño, alias “Mi Sangre”.

“Ruti” será indagado el lunes por el juez federal Sergio Torres, en un expediente que se inició por un caso de trata de personas en 2010, en el juzgado de María Romilda Servini de Cubría, luego pasó a Torres por conexidad y fue enhebrando dealers de distinta jerarquía hasta llegar a Ramos Mariño.

En cuanto al crimen de Willington Gallegos Guzmán, el caso recayó originalmente sobre el juzgado de Instrucción Nro 15 pero enseguida la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) informó del homicidio al juzgado federal de Torres. En un oficio enviado el 22 de octubre, el titular de la Procunar, Diego Iglesias, detalló que la principal hipótesis en el caso Gallegos Guzmán apuntaba como autora intelectual a la argentina Cinthia Helen Huamani Zambrano (30). La mujer ya era investigada por Torres como mano derecha de “Ruti” en la villa 31 bis y jefa directa de tres sicarios conocidos en Retiro por los apodos de “Chicho”, “El Tucumano” y “Coco”, asesinado un mes después que Gallego Guzmán.

Al día siguiente del oficio de la Procuraduría de Narcocriminalidad, Torres ordenó una serie de allanamientos. El más productivo de ellos fue en la casa de Huamani Zambrano, en el partido bonaerense de San Martín. En ese lugar se secuestró de todo: desde gran cantidad de armas, entre ellas una ametralladora y una granada, hasta cinco kilos y medio de cocaína.

Zambrano, y otro lugarteniente de “Ruti”, el peruano José Antonio Saravia Almeida (51), fueron procesados por narcotráfico y acopio de armas, en noviembre de 2015. Están en la etapa de juicio oral. En la misma causa (6508/2010) ya otros dealers de menor y mayor jerarquía fueron condenados.

En ese expediente sólo faltaba la frutilla del postre: “Ruti”. La acusación contra él, con el detalle de cada procedimiento antidrogas en el que se lo apunta desde 2010, ocupa 15 carillas. “Se le imputan haber tomado parte en el rol organizador en una asociación destinada primordialmente a ejecutar en el interior e inmediaciones del asentamiento poblacional conocico como villa 31 y villa 31 bis actos relacionados con el tráfico ilícito de sustancias estupefacientes”, sostiene la imputacion oficial, en la que se agrega“la comisión de otras acciones de corte delictivo tales como almacenaje y uso permanente de todo tipo de armamento y municiones y la ocurrencia de enfrentamientos y agresiones de todo tipo a terceros”.

A esto se enfrentará “Ruti” el lunes en su indagatoria. Luego partirá a la cárcel. En principio ya tiene reservado un lugar en el Complejo Penitenciario I de Ezeiza. Al penal de Marcos Paz no puede volver porque allí ya está alojado su archienemigo, el peruano Marco Estrada Gonzáles (54), alias “Marcos”, lugarteniente de la villa 1-11-14. “Con la detención de ambos se acabaron los cucos narco en Retiro y el Bajo Flores”, aseguro ayer Nestor Roncaglia, jefe de la Policia Federal. Sólo el tiempo podrá darle, o no, la razón.(www.caraycecaonline.com.ar)