Justicia Subvaluaciones legalizadas

Ballestero es el juez federal que declaró la mayor riqueza

Jorge Ballestero es el juez federal que declaró la mayor riqueza. Foto: Archivo / ENRIQUE MARCARIAN

Casas informadas a valores fiscales, precios de autos, camionetas y yates por debajo de los precios de mercado y otras inconsistencias -todas legales- forman parte de la información presentada por los magistrados ante el Consejo de la Magistratura. Ballestsero triplicó su patrimonio después de vender una casa en Pilar.

Bunos Aires, 25 de setiembre.(caraycecaonline) Pocas veces las declaraciones juradas reflejan la verdadera situación económica de los políticos. Algo similar, o incluso una diferencia más profunda, ocurre con los números de los jueces federales. Los magistrados con despacho en Comodoro Py declararon, en promedio, $ 4 millones de patrimonio en 2016, según se desprende de 15 declaraciones juradas analizadas por LA NACION.

El ejemplo más contundente fue la declaración jurada de Eduardo Freiler. El camarista, que enfrenta un juicio político por su enriquecimiento, declaró un patrimonio de $ 6,7 millones, pero cuenta con una larga lista de bienes de lujo.

Su patrimonio se triplicó con respecto a lo declarado en 2015. Desde su entorno explicaron que el motivo de su incremento fue la venta de su una propiedad en el Club Mayling de Pilar. La casa de 230 m2, que había sido declarada en 2015 con un valor fiscal de $1.669.000, fue vendida por medio millón de dólares.

Ballestero, que lleva 40 años  en el Poder Judicial, desde 2008  es camarista federal. Después de rechazar la denuncia del fiscal Alberto Nisman (junto a Freiler y Eduardo Farah), Ballestero vivió una situación incómoda en el Mayling de Pilar cuando un grupo de socios lo increpó públicamente en el restaurante del club.

El camarista también declaró la mitad de un departamento de 190 m2 sobre la avenida Figueroa Alcorta con un valor fiscal de $ 900.000, una cifra también por debajo de los números de mercado. Sus vehículos son una camioneta Jeep 2011 y una moto. Su sueldo promedio  es de $ 172.000 por mes.

El Consejo obliga a los jueces a declarar la «valuación» de sus inmuebles, de acuerdo con la resolución 237/2014. Es decir, los jueces no están obligados a informar la cotización de sus propiedades, aunque el valor fiscal pueda resultar, en muchos casos, un número irrisorio.

El camarista Farah -el segundo juez federal porteño con más patrimonio- declaró bienes por casi $ 6 millones ante el Consejo. Informó la mitad de un departamento con cochera en la Capital (también con valor fiscal), una camioneta y depósitos bancarios, la mayoría en dólares.

Tanto Ballestero como Freiler y Farah constituyeron la Sala I de la Cámara Federal durante el gobierno de Cristina Kirchner. El tribunal benefició con distintos fallos al kirchnerismo, como cuando desplazó al juez Claudio Bonadio de la causa Hotesur, donde era  investigdba  la entonces presidenta, pero también cuando confirmaron la nulidad de los mails de un asesor de Ricardo Jaime como prueba, que incriminaban al ex secretario de Transporte.

María Romilda Servini, la magistrada con más antigüedad en el Poder Judicial entre los jueces federales porteños, declaró bienes por $ 5,6 millones. Informó cuatro departamentos (tres en la Capital y uno en Mar del Plata), pero ninguno fue cotizado en más de $ 100.000. Compró el año pasado un Peugeot 308 y un 208, y también declaró una lancha con motor.

Otra casa polémica

Rodolfo Canicoba Corral está entre los jueces que menos patrimonio declararon. Sus bienes suman, en total, $ 1,7 millones, aunque su nivel de vida -según se desprende de algunos datos de su declaración jurada- parece más elevado.

El magistrado informó una casa de 1200 m2 en una zona residencial de Vicente López, con una valuación de $ 485.000, una cotización por debajo del valor de la propiedad.

Canicoba Corral detalló que sólo le corresponde el 20% de la propiedad, que fue adquirida en 2010 con fondos obtenidos a través de un préstamo hipotecario. El programa Periodismo para todos aseguró en 2012 que la casa del juez que se levanta sobre la calle Monasterio está cotizada en un millón de dólares.

El magistrado declaró, además, un terreno de 1200 m2 en Rocha, Uruguay, que valuó en $ 60.000 y un Audi A4 2012 por $ 93.700. Su sueldo mensual promedio durante 2016 fue de $ 141.000.

Canicoba Corral fue denunciado por haber recibido supuestos sobornos vinculados al sindicalista Omar «Caballo» Suárez, a quien encarceló en 2016. Pero su par Claudio Bonadio lo sobreseyó dos meses después, sin pedir ninguna de las medidas de prueba solicitadas por el fiscal Jorge Di Lello para investigar el patrimonio de Canicoba Corral. (www.caraycecaonline.com.ar)

Con la colaboración de LN Data