Medios Otro extorsionador ´pseudo-indicalista

Aprendiz de Pata Medina denuncia presuntas «irregularidades» en Télam

Luis "Lucho" Giménez

Bunos  Aires, 2 de octubre.(caraycecaonline) El juez federal Ariel Lijo durante la semana pasada ordenó incautar   documentación de la agencia Télam en el marco de una denuncia por presuntas «irregularidades administrativas» que impulsó un sector  interno de la empresa agrupado en el Sindicato de Trabajadores de Prensa (SITRAPREN). En un comunicado esa entidad sindical , […]

Bunos  Aires, 2 de octubre.(caraycecaonline) El juez federal Ariel Lijo durante la semana pasada ordenó incautar   documentación de la agencia Télam en el marco de una denuncia por presuntas «irregularidades administrativas» que impulsó un sector  interno de la empresa agrupado en el Sindicato de Trabajadores de Prensa (SITRAPREN).

En un comunicado esa entidad sindical , que encabeza el  inefable activista  Luis «Lucho» Giménez, buen aprendiz de Pata Medina,  informó haber iniciado una causa por «malversación de fondos, abuso de autoridad e incumplimiento de deberes de funcionario público» contra el Directorio de la empresa. Agrega que también denunciaron ante la Justicia «irregularidades»  en contratos de Servicios de Limpieza, Seguridad y Comedor «firmados en 2016»

Ambas causas fueron presentadas sólo  por Maximiliano Suárez, Jorge Osvaldo Ortega, Adrián Chazarreta y Daniel Segal.

«Desde el SITRAPREN bregamos por que los funcionarios que hoy tienen a su cargo la administración de Télam S.E. cesen en su accionar irregular e ilegal» afirman en otro párrafo, además de señalar a las autoridades de la Agencia que « terminen con la persecución sindical y las prácticas desleales». 

LOS INTERESES OCULTOS

Fuentes sindicales ajenas a SiTraPren, afirman que el mentor de la movida judicial es Giménez, efundador de ese sindicato de empresa , que no habría firmado la denuncia penal quizá por enredos pendientes en algún Tribunal.

Pero lo principal es conocer que en el cuestionamiento legal a los contratos de Limpieza, Seguridad y Comedor se debe a que los mismos han sido por muchos años años una «gran caja» que las administraciones dejaron en manos de Giménez  , lo que le permitió mantener un nivel de ingresos muy superiores al que perciben los trabajadores que dice «representar». Además de autos y motos lujosas, así como propiedades.

La otra fase de estas denuncias tiene como principal propósito presionar al Gobierno para que «devuelva» el manejo de las pautas publicitarias, que en momento se apropió el gobierno anterior, y que había sido una histórica fuente de cuantiosos «curros» que enriquecieron a Giménez y algunos funcionarios que lo amparaban.

ALGO DE HISTORIA. (Ediciones CARA Y CECA del 8 febrero 2012)

El alejamiento del presidente de Télam, Martín García, ocurrió tras una serie de denuncias promoividas desde SiTraPren, un sindicato trucho ideado por el jefe de división de Cobranzas, Luis Lucho Giménez, que cobra uno de los salarios más altos de la Agencia y registra una vida gremial sinuosa y claudicante. Hasta tiene el “mérito” de haber sido el primer expulsado por “inconducta gremial” en los 49 años de la Federación de Trabajadores de Prensa (FATPren). Fue en 2005-

Giménez colocó de secretario general del SiTraPren a un antiguo amigo suyo, uno de los dos periodistas afiliados, para simular su falta de representatividad en ese sector clave.

La campaña contra la gestión de García fue porque a Giménez se le había cortado la eterna cadena de *pisado* de facturas y respectivas coimas. Una antigua caja que le reportó cuatro comercios en sociedad con Amílcar Cacho Antognoni, el último presidente de Télam a finales del menemismo. Además, de una camioneta 4×4, un BMW, una moto full-full y una casona en zona sur del conurbano. A lo que se agrega que hizo ingresar cinco familiares a la empresa. Una situación que da poco margen para denunciar gastos indebidos en contrataciones.

Pero lo más grave de las patrañas de este Lucho que NO Lucha, es haber iniciado esta campaña denunciando que un asesor de apellido Orfila había colaborado con la intervención de dictadura militar en Télam. Un hombre incorporado por García de procedencia *cafierista* especializado en auditorías, que fue, precisamente, quien le cortó el circuito coimero que manejaba Giménez .

Esa parte de este incidente obliga recordar que en los tiempos de la dictadura, el joven Giménez era íntimo colaborador del teniente Valentín Boris, vicepresidente de la intervención. Esa condición infame le permitió, seguramente, conocer a quien denunció ahora. Lo que dijo de gastos exagerados en personal y de fiestas findeañera, fue una cortina de humo. Le estrategia de Giménez tuvo como centro recuperar su *caja* y seguramente, sus intereses los puso al servicio de la estrategia de La Cámpora, que ahora comenzará a manejar una bolsa publicitaria de 750 millones de pesos.

Los socios del silencio

En el restó Renata, de Puerto Madero, una de las sociedades  con el citado Antognoni, hoy devenido en pesar de la figuración de otros nombres, Giménez compartía la mesa con otro titular de Télam, Martín Granovsky. Ese funcionario le pagó bien haber saboteado el paro más extenso que realizaron los trabajadores de la Agencia por despidos de compañeros en el 2006.

Otros comensales, fueron en su momento funcionarios de la Secretaría de Medios. Recordemos que Antognoni concluyó su gestión procesado por irregularidades administrativas, al igual que su entonces gerente general, Víctor Taboada. Entonces esos funcionarios fueron defendidos hasta último momento de su retirada por Giménez y otro inefable: Beto Emaldi. Hoy un K de primera hora.

Las otras sociedades de este “denunciador” con los mismos personajes ,fue otro restaurante, un comercio de computación y un locutorio, todos ubicados en las cuadra de Bolívar, entre Belgrano y Moreno. A una cuadra de la Agencia.

¿Alguien de los que trabajamos en Télam estrictamente con su sueldo podría tener un nivel de vida como el gordito Lucho?

Este “noble templario” no dejó familiar sin trabajo y no ha dejado coima sin cobrar de clientes desesperados por efectivizar sus pautas publicitarias. No ha dejado de acomodar por “amiguismo” y no ha dejado de postergar infinidad de re-categorizaciones de compañeros por no ser de “los suyos».

Otro antecedente grave que registra  es haber estado involucrado en un accidente automovilístico, acompañado por púgil panameño Roberto «Mano de Piedra” Durán, a quien Giménez, no se sabe con qué fondos, había traído al país. Durán sufrió la rotura de  varias costillas y le inició una demanda judicial. Pero más graves fueron las consecuencias para el tercer pasajero, entrenador de Giménez a quien también había hecho ingresar a Télam: quedó parapléjico. Se habló también de que había sido hallado un paquete con drogas. Pero nunca más hubo comentarios del tema, ni  ante la Justicia. Esta es  la parte oculta del «sindicalista»  Giménez y su pertinaz contumacia. La Comisión Gremial Interna es hora que también diga lo suyo ante semejante traidor.(www.caraycecaonline.com.ar)

8 feb 2012