Justicia Estado paralelo

Tres años de cárcel a «Shakira» de la Tupac, por agredir y robar a un equipo de periodistas de Jorge Lanata

Mirta Shakira Guerrero en el Tribiiunal

SS de Jujuy,18 de octubre.(caraycecaonline) Mirtha “Shakira” Guerrero, dirigente de la Tupac Amaru y mano derecha de Milagro Sala, fue condenada a 3 años y 3 meses de prisión efectiva por agredir y robar a integrantes de un equipo periodístico de Jorge Lanata que fueron a Jujuy para hacer un informe sobre esa organización en 2012. El Tribunal […]

SS de Jujuy,18 de octubre.(caraycecaonline) Mirtha “Shakira” Guerrero, dirigente de la Tupac Amaru y mano derecha de Milagro Sala, fue condenada a 3 años y 3 meses de prisión efectiva por agredir y robar a integrantes de un equipo periodístico de Jorge Lanata que fueron a Jujuy para hacer un informe sobre esa organización en 2012.

El Tribunal en lo Criminal 3 la encontró responsable del delito de «robo en poblado y en banda», junto a Patricia Jaldín.

Ambas formaban parte de la agrupación liderada por Sala, como encargada de serenos y directora de la escuela de la Tupac Amaru.

Sala había sido citada para declarar como testigo pero se negó por encontrarse “mal psicológicamente» a raíz del operativo policial que la llevó de regresa al penal del barrio Alto Comedero desde su propiedad en El Carmen, donde cumplía prisión preventiva por distintas causas.

El informe elevado por el departamento médico del Poder Judicial, leído en audiencia, verificó las condiciones de salud de Sala.

 Luego se inició la ronda de alegatos en la que el fiscal Marcelo Cuellar sostuvo que está demostrada “la autoría funcional” de las procesadas en el hecho, ya que Guerrero, que ya había estado detenida en febrero de 2016 por amenazas, era quien “supervisaba todo”; y Jaldín “la secundaba”.

Condenan a la mano derecha de Milagro Sala por agredir y robar a un equipo de periodistas de Jorge Lanata

Dos referentes de la organización de la Tupac Amaru fueron condenados a tres años y tres meses de prisión efectiva por el robo a un equipo del periodista Jorge Lanata, en el barrio de la Tupac Amaru, en 2012. (Télam)

El fiscal Cuellar indicó que en la agresión y robo que sufrió el equipo de Artear en “Puerta del Sol”, en el barrio Tupac Amaru, el 3 de agosto de 2012, “el periodista Rodrigo Alegre relató que el grupo que los atacó recibía órdenes de Guerrero”.

Agregó que “indicios sobran” para acreditar sus responsabilidades así como también la “pluralidad de personas que confluyeron en un barrio público» donde había llegado el grupo de periodistas “para realizar un trabajo”.

 En ese hecho, le causaron lesiones a los denunciantes, lo que quedó constatado en la etapa de instrucción.

A su turno, el abogado de Guerrero, Guillermo Toro, expuso que cuando ocurrieron los hechos había una especie de enfrentamiento entre la Tupac Amaru y el periodista Lanata, por lo que consideró que la llegada de un equipo al barrio fue “un acto de provocación con el fin de aumentar el rating”.

Para Toro esta causa no tendría que haber llegado a juicio por las serie de irregularidades en el proceso (el tribunal rechazó el pedido de «probation» solicitado por la defensa), y recordó que “la cámara fue devuelta y no hay constancia de daños”.

La defensa insistió en que sus clientes “no robaron ni golpearon a nadie” y que en esto coincidieron todos los testigos.

«Solo fue un arrebato» en la que ellas no estuvieron involucradas, dijeron, y plantearon la nulidad de acción penal “al no existir en la causa la acción desplegada para cometer el hecho”, pero el tribunal la rechazó y dio a conocer la parte dispositiva del fallo.

El hecho

El 3 de agosto de 2012 Héctor Santistebe, Federico Gandolfi y Alegre, empleados de Artear Canal 13, se presentaron en el barrio Tupac Amaru, un sector de Alto Comedero, para tomar imágenes para el programa “Periodismo para Todos”.

De acuerdo con lo informado por la Justicia, el equipo de Artear se subió a un auto, momento en el que las imputadas, junto a 8 hombres cuyas identidades se desconocen, le habrían arrebatado a Santistebe la cámara de filmación, que luego devolvieron, pero sustrayéndole una unidad de almacenamiento que contenía material periodístico.

 De la misma manera, sustrajeron otra cámara (salvo la tarjeta de memoria con la filmación de la escena que luego se difundió en los medios), momento en el que también habrían agredido físicamente a los denunciantes y dañado el aparato.(www.caraycecaonline.com.ar)

Fuente: Télam