Corrupcion K Caso Ciccone

“Vandenbroele me dijo que trabajaba para Boudou y que Núñez Carmona era el intermediario” aseguró Laura Muñoz

Laura Muñoz, ex esposa de Alejandro Vandenbroele, en una entrevista reciente. Esta mañana declara como testigo en el juicio oral por al caso Ciccone. Foto: Delfo Rodríguez.

En el juicio oral por el caso Ciccone, la ex esposa del titular de The Old Fund ratificó las declaraciones que dieron inicio a la causa y dio detalles del vínculo de él con el socio del ex vice.

Buenos Aires,  7 de noviembre. (caraycecaonline) En la cuarta audiencia del juicio contra el ex vicepresidente Amado Boudou por la compra de la Calcográfica Ciccone, el primer testimonio que se escuchó hoy fue el de Laura Muñóz la ex esposa de Alejandro Vandenbroele señalado como el testaferro de Boudou. De remera blanca y con la vista fija en el fiscal del juicio, Marcelo Colombo; en tono calmado y sin su ex en la sala, reiteró que él hacía “negocios con Boudou” y que su “intermediario era (José) Núñez Carmona”.

Antes de las 9.30, ingresaron a la Sala AMIA los jueces que integran el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4), Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela López Iñíguez. Minutos antes se había ubicado en su lugar José María Núñez Carmona, socio y amigo de Boudou, detenido desde el viernes por orden del juez Ariel Lijo acusado de enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

Acompañado por su abogado Matías Molinero, Núñez Carmona volvió a Comodoro Py con chaleco antibala y esposado. A la sala donde se realiza el juicio, ingresó de traje y sin las esposas.

El fiscal Colombo inició con las preguntas más generales, hasta que la consultó a Muñoz si conocía a qué se dedicaba Vandenbroele. “Él decía que era abogado de empresas y cuando nos casamos trabajaba desde casa, yo escuchaba con quienes hablaba , veía sus papeles y compartíamos la computadora” y continuó contando, “se dedicaba a armar sociedades para que sus clientes saquen la plata del país”.

“¿Conocía a Núñez Carmona?”, sin titubear Muñóz dijo: “Sí, lo conocía y hablaba por teléfono con él, le decía el “gordo José María. Tuvieron varias reuniones, decía que no le gustaba mucho hablar por teléfono y por eso se reunían en un bar de Buenos Aires, en Libertador y Libertad. Yo lo llevé varias veces a verlo, pero él no quería que Núñez Carmona me vea a mí a y a nuestra hija”.

El relato ante el TOF 4 osciló entre detalles de la vida conyugal, situaciones de violencia que ella sufrió y otros datos sobre los negocios que “construyó con Boudou y Núñez Carmona”.Cuando se le pidieron detalles sobre el trabajo de su ex marido, Muñoz sostuvo: “Me dijo que trabajaba para Boudou y que el nexo era Núñez Carmona y que estaban haciendo un negocio con la provincia de Formosa y que debía armar unas sociedades”.

Con el correr de los meses y refiriéndose a la renegociación de la deuda que Formosa tenía con el Estado Nacional en la que intervino The Old Fund (cuya cara visible era Vandenbroele), Laura Muñóz contó que después de esa operación “me dijo que armaron una consultora y que por eso debía vivir de forma constante en Buenos Aires”.

El fiscal del juicio le preguntó si conocía el nombre de la consultora. Desconociendo ese dato, la ex de Vandenbroele sólo contó que ese emprendimiento “era para manejar negocios del gobierno, ya la situación me parecía un espanto, le pasaban negociados como decía él. Sí supe que iba a funcionar en Puerto Madero y él estaba todo el tiempo ahí. Se reunían en un lugar llamado I Fresh Market“.

Según el relato de Muñoz, entonces apareció la primera suma de dinero importante. “Un día a fin de año me dijo que iba a recibir 300 mil dólares, que si queríamos podíamos comprar una casa en Mendoza que me gustaba”.

Cuando se le consultó si conoció el origen de dichos fondos, señaló que Vandenbroele “no dio detalles; sólo me dijo que él hacía los contratos y que se iba a quedar con un dinero y me decía `si yo me quedaba con esa plata imaginate los de arriba`y yo le decía “quiénes son los de arriba Boudou, Cristina no hay mucho más”, bueno imaginate” me dijo”.

Refiriéndose a los conflictos personales con Vandenbroele y quebrada, Muñoz contó que la amenazó de muerte “me dijo que si hablaba todo lo que sabía de él y sus negocios, iba a terminar muerta en un acequia, que me calle, que él tenía cómo declararme insana, que me convenía callarme.”(www.caraycecaonline)