Salud Defender la vida

La vida comienza con la fecundación

Un ser en gestación

Buenos Aires, 25 de marzo.(caraycecaonline) La estadística oficial de la Dirección de Estadísticas de Salud confirmó que en 2016 murieron 43 mujeres a causa de abortos en nuestro país. El dato no hace distinción entre abortos espontáneos y  abortos provocados. No obstante, esa cantidad de muertes maternas por aborto  son demasiadas, porque a cada uno de […]

Buenos Aires, 25 de marzo.(caraycecaonline) La estadística oficial de la Dirección de Estadísticas de Salud confirmó que en 2016 murieron 43 mujeres a causa de abortos en nuestro país. El dato no hace distinción entre abortos espontáneos y  abortos provocados.

No obstante, esa cantidad de muertes maternas por aborto  son demasiadas, porque a cada uno de esos fallecimientos debemos sumar el de los  niños por nacer en cada aborto.

A partir de estos datos,  el penalista Jorge Vitale, opina  “que en un país como  el nuestro con 650 mil nacimientos por año, no es cierto que  registre  500 mil abortos en igual período, como inventó el ex ministro de Salud Ginés González García. Nunca lo pudo demostrar, según la causa judicial que afrontó por esas afirmaciones.”

“Aquel ministro, también ignoró  las Estadísticas Vitales del  2002, elaboradas por su propia cartera,  dando cuenta que  se habían producido 100 muertes maternas por  abortos naturales y provocados. Tampoco podía ignorar el ministro que el índice  aceptado internacionalmente es de  una muerte materna por aborto provocado, cada 1000 abortos quirúrgicos.” agregó Vitale.

La insistencia de aquel funcionario en divulgar la cifra falsa , según el abogado, configuró  “una típica «campaña de prensa» para lograr: a) leyes de educación sexual  para  práctica anticonceptiva.  b) combatir la pobreza eliminando a los pobres, al impedirles tener descendencia, fórmula «mágica» del FMI para América Latina, y c) despenalización del aborto en la Argentina para cumplir así una orden del Banco Mundial  que data de 2005.”

 Los abortistas, para desacreditar a quienes estamos a favor de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, suelen decir que nuestros argumentos son de orden religioso y los suyos, de salud pública.

“Para rebatir esa otra falsedad me limitaré a la opinión de la Academia Nacional de Medicina“La vida humana comienza con la fecundación, esto es un hecho científico con demostración experimental.”

“En el momento de la fecundación, la unión del pronúcleo femenino y masculino dan lugar a un nuevo ser con su individualidad cromosómica y con la carga genética de sus progenitores. Como consecuencia, terminar deliberadamente con una vida humana incipiente es inaceptable. Representa un acto en contra de la vida”.

Bernard Nathanson (médico estadounidense que realizó miles de abortos y dirigió la mayor clínica de abortos de EEUU) al convertirse  en un defensor de la vida,  confesó que se utilizaba la mentira para lograr la legalización del aborto

Este médico produjo aquel famoso video llamado “El grito silencioso”, disponible para todos en Internet, donde reconoció las previas mentiras y aceptó que la vida humana comienza con la fecundación y que todo aborto provocado es un homicidio.

En resumen, la ciencia certifica que la vida comienza con la fecundación , por lo tanto, todo aborto provocado es un homicidio.  Porque nadie puede decidir sobre la vida de otro ser humano, principalmente cuando es indefenso. (www.caraycecaonline.com.ar)

.