Justicia A cargo de la causa de Pablo Moyano

“Aquí mando yo” o “ustedes trabajan para mí”: el estilo del juez Carzoglio

El juez de Garantías de Avellaneda transita su peor momento desde que asumió el cargo

Buenos Aires,18 de octubre.(caraycecaonline) Son tres pedidos de juicio político por irregularidades en la función y una inminente recusación por su actuación en el caso de Pablo Moyano, imputado por el delito de asociación ilícita, el juez de Garantías de Avellaneda Luis Carzoglio transita su peor momento desde que asumió el cargo. Lejos estaba de pensar que sus pesares tendrían el primer eslabón cuando, aquella vez, le gritó a una magistrada:” Subí y hacé todas esas actitas que vos hacés y denunciame todas las veces que quieras”.

Recapitulando: la fiscal era Carla Musitani, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 2 y la controversia se originó en el transcurso de una audiencia de prisión preventiva. En un momento, Carzoglio resolvió con vehemencia que el detenido estaba en condiciones de marcharse a su casa y regresar a las 19.30. Según la constancia posterior en autos (como se describen los actos jurídicos de esta naturaleza), el juez explicó a los presentes que la orden era verbal y que no había necesidad de registrarlo en el expediente.

“Yo mando”, fueron sus fundamentos para no cumplimentar la tramitación sugerida. La solicitud para la confección de un acta, para evitar la posibilidad de fuga, en ese momento, fue de la fiscal. De allí surgió la respuesta de “subí y hacé todas esas actitas…..”. Entonces, Musitani pidió a las secretarias de Carzoglio el acompañamiento para redactar el acta respectiva. “Ustedes trabajan para mí, no se les ocurra bajar al despacho de la fiscal”, surgió el grito convincente.

Podría haber sido un episodio agotado en una diferencia sobre resoluciones procedimentales, con aditamento de grosería tribunalicia. Pero, como él mismo sugirió, la cuestión terminó en denuncia que, compilada con otras presentaciones, ponen a Carzoglio frente a eventual conformación de juicio político.

El fiscal insistirá con la detención de Pablo Moyano y recusará al juez que decidió dejarlo libre

Hay tres denuncias de jury en su contra. Una corresponde a la acción de la Procuración General de la Suprema Corte, otra por el Colegio de Abogados de Lanús-Avellaneda, y la restante al Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires, aunque estas dos refieren al mismo hecho. Por tratarse de un mismo denunciado, el juez Carzoglio, se unificó el trámite en un único proceso de enjuiciamiento.

En todos los casos, la imputación es por irregularidades en el ejercicio de sus funciones, con presunta responsabilidad en los delitos de abuso de autoridad y “violencia laboral”, según se desprende en denuncias de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB), a propósito del trato dispensado al personal de ese juzgado N° 9 de Avellaneda.

a denuncia de la Procuración ante la Secretaría Permanente del Jurado de Enjuiciamiento es del 29 de septiembre de 2017. Según pudo establecer Clarín, el soporte legal de esa presentación fueron las investigaciones realizadas por la Suprema Corte de Justicia. Intervino entonces la secretaría de Control Disciplinario y Enjuiciamiento. .

Obran en esas actuaciones el caso del “Rey del Corte”, como se conoce a Elvio Fernández, en aquella ocasión procesado. En esta causa fue resuelta la prisión preventiva de Fernández, acusado entonces por actividades ilegales con autopartes. Carzoglio había ordenado un allanamiento de inmuebles, pero sin establecer cuándo. Por esa aparente falta de previsión, la Cámara declaró nulo los allanamientos y por añadidura todos los actos procesales posteriores. Esa circunstancia de imprevisión retornó la causa al origen de la investigación, con beneficio de la defensa.

Por cuerda separada, según explicaron a Clarín, la Suprema Corte tiene en evaluación otras conductas del magistrado. Entre ellas, las resoluciones de habeas corpus que Carzoglio concedió con arresto domiciliario de detenidos que se encontraban a disposición de otra jurisdicción, sin siquiera comunicar a los jueces naturales de esas causas. La investigación apunta a comprobar si, tal cual afirma la denuncia, esas decisiones determinaron la fuga de alguno de los imputados. Hay un hecho señalado: un beneficiado con arresto beneficiario, casi al mes del cumplimiento de ese régimen, cometió un robo calificado por uso de arma.

Entre otras cargas que le atribuyen a Carzoglio para exponerse al jury está una adulteración de actas de cumplimiento de reglas de conducta en tramitaciones compatibles con medidas de morigeración de la situación procesal de imputados en algunas causas. Aunque esos imputados tenían impedimento de contacto, igual comparecieron el mismo día y en el mismo lugar. Por esa razón, los secretarios actuantes se negaron a firmar las actas confeccionadas por Carzoglio.

Sobre estas presentaciones la Suprema Corte no se expide por ahora. En cambio, la Secretaría Permanente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios bonaerenses tiene avanzado el trámite de evaluación de jury contra Carzoglio por las denuncias del Colegio de Abogados de Lanús-Avellaneda y del Colegio de Abogados de la Provincia. Es por anomalías en el allanamiento que realizó el magistrado a la entidad en jurisdicción Lanús-Avellaneda. Y ya fue dispuesta la conformación de los cinco conjueces del fuero y los cinco conjueces parlamentarios. De la primera audiencia surgiría el andamiento del juicio o su improcedencia. En el primer caso se podría disponer la suspensión de Carzoglio.

Antes, el juez tendrá otros menesteres no menos preocupantes. El fiscal Sebastián Scalera, quien pidió la detención de Moyano –luego denegada por el juzgado de Garantías N° 9- acaba de recusar al juez por falta de “imparcialidad” en la causa. El trámite deberá resolverse los primeros días de la semana que viene. Para entonces, la Procuración tendría la fecha de citación al juez para que ratifique la denuncia de supuestos “carpetazos” armado por el Procurador Julio Conte Grand, con el objetivo –según acusó- de coaccionarlo para meter preso al secretario adjunto de Camioneros y vicepresidente de Independiente.

También habrán de establecer en ese comparendo, cuánto se avanzó en revelar quién o quiénes están detrás de las amenazas que Carzoglio dice haber sufrido, y también su esposa, ligadas a su actuación por el caso Moyano. Por lo pronto, se le asignó custodia policial adicional. (www.caraycecaonline.com.ar)