Editoriales Editorial

Beneficios y utilidades

La sinrazòn de las llamas anarquistas

La aprobación presupuestaria, el anuncio de bonificaciones y la ausencia de incidentes, son datos que no pasa por alto la “reina Cretina” y sus acólitos que aún no han sido apresados. (Por Jorge Augusto Avila)

Buenos Aires, 17 de noviembre.(caraycecaonline) Como en una reposición de la lograda pelìcula “Soledad”, de Agustina Macri, la reaparición del anarquismo en su variante más violenta ha convocado la atención nacional. No poner bombas caseras en un cementerio, ni arrojarlas sin éxito al patio de la casa de un juez, ni manipularlas torpemente hiriendo a los agresores. Tal como ocurrió en aquella cumbre del G20 de Génova, que inspiró la película de la hija del presidente, las acciones de estos “anarquistas” de cotillón sacan a la luz un entorno de marginales, “okupas” y malvivientes, portadores en algunos casos de prontuarios cargados de violencia. Muchos, tras el ocaso de Fernando Esteche, buscaron en causas  como el crimen de Mariano Ferreyra, las marchas por Santiago Maldonado y el accionar policial, para pronunciarse contra el Estado como forma de opresión. Verdaderos idiotas útiles,  mientras tanto gozan de planes sociales, asignaciones y subsidios. Harían enrojecer de vergüenza a los pocos pero genuinos herederos que reivindican a la FORA, todos los 1º de mayo en Plaza Once. Pero,  ¿ a quienes benefician, a pocos días de una reunión clave para el país ?. Solo al desolado cristinismo, que busca enrarecer el clima social mientras con desesperaciòn traza alianzas indigestas, con Juan Grabois, el clan Moyano, y cuanto marginal o felipista haya por el camino. La aprobación presupuestaria, el anuncio de bonificaciones y la ausencia de incidentes, son datos que no pasa por alto la “reina Cretina” y sus acólitos que aún no han sido apresados. Y la cercanía electoral es un incentivo apropiado para estos aprendices de criminales. Anarquistas y corruptos, no es una combinación extraña. La historia demuestra que después de la Semana Trágica, y la rebelión patagónica, sobrevino el primer golpe de Estado en el país, en 1930. Rosa Luxemburgo y la república del Weimar, dejaron las puertas abiertas para el ascenso de Adolf Hitler. Fue José Durruti y la caída de Cataluña lo que inclinó la Guerra Civil española en favor de Francisco Franco. Y, como referìa en el comienzo, Soledad Rosas y su banda potenció a Silvio Berlusconi hacia un poder omnìmodo en la Italia de los 90. Nada es gratis. Por ahora, las amenazas terroristas no parecen mayores, pero hace bien el gobierno en priorizar la seguridad. En el oficialismo la preparación ha sido intensa, pero no se ha descuidado el frente interno.  Fueron divulgados ,también esta semana, una serie de datos positivos sobre la política fiscal. Por un lado, la aprobación en el Senado del Presupuesto 2019 marcó un mayoritario consenso político en pos de  consolidar las cuentas públicas, tendiente a alcanzar el equilibrio fiscal primario el año próximo. En paralelo, los números de octubre mostraron una nueva caída en el déficit primario (-49% a/a), llevando el déficit acumulado para lo que va del año a 1,4% del PBI, cifra que representa poco más de un 50% de la meta prevista para todo 2018. A sólo dos meses de que culmine el año, ello facilita la implementación de distintas medidas de ingresos, como el pago de un bono para estatales, entre otras iniciativas. Por último, consolidando la tendencia observada en las últimas licitaciones, el gobierno logró renovar el 100% del último vencimiento de Letras del Tesoro en dólares (con tasas de interés en baja), un porcentaje que se sitúa claramente por encima de lo pautado en el programa financiero para este año (50%) y que permitiría comenzar el año próximo con un colchón de financiamiento mayor al previsto. Beneficios que, medidos en términos electorales, resultan intolerables para el amontonamiento kirchnerista y las desavenencias peronistas. Pero, claro: tolerancia no es una palabra agradable para el “anarquismo” vernáculo. Ni para todo el espectro de partidos, supuestos progresistas, que guardaron silencio ante el accionar de estos canallas. Hay una razón por la que líderes extremistas y populistas como Jair Bolsonaro de Brasil, Xi Jinping de China y Viktor Orban de Hungría han adquirido un papel protagónico, todos siguiendo alguna versión del mismo guión. Y en EE.UU., hemos presenciado la ira surgida de ciudadanos comunes y corrientes que han perdido casi toda influencia sobre la política económica y por extensión, sobre sus vidas. Allì la clase media no tiene influencia política sobre sus salarios estancados, la política fiscal, el precio de bienes esenciales o el cuidado de la salud. Esta impotencia genera un sentimiento poderoso de indignación. No debemos olvidar que los orígenes económicos del totalitarismo, se nutren de corrupción masivamente concentrada, o la intervención del Estado inducida por ese nivel de concentración, y es incompatible con la democracia.(www.caraycecaonline.com.ar)