Economía Opini{on

Opinión ¿Quién quiere destruir a Aerolíneas Argentinas?

Guillermo Dietrih

Escribe el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

Buenos Aires, 24 de noviembre.(caraycecaonline) Este Gobierno, con el Presidente Macri, tuvo desde el día uno como un eje estratégico el desarrollo del sector aéreo argentino, con la “Revolución de los aviones”, algo que ya está ocurriendo y que este año sumará 7 millones y medio más de personas que habrán volado comparado con 2015. Aerolíneas Argentinas es necesariamente un actor protagónico en esa revolución.

Ningún gobierno ha hecho más que éste para hacer crecer Aerolíneas: hoy cuenta con ocho aviones más que en 2015, y más modernos, en una flota de 82 aeronaves; vuela 18 rutas más que hace tres años, la mayoría conectando el interior del país y sin pasar por la ciudad de Buenos Aires; tiene a la ciudad de Córdoba como centro distribuidor de vuelos, permitiendo conexiones rápidas entre los que llegan del norte y del sur del país, con 18 rutas totales frente a las siete que tenía en 2015, y gracias a las cuales ya volaron 2 millones de pasajeros más respecto de aquel año. Por el trabajo de estos últimos tres años Aerolíneas Argentinas alcanzó su récord de puntualidad: en agosto tuvo el 91% (en 2015 era del 75%), la mejor marca de su historia, y también logró su mejor puntuación en encuestas de satisfacción de los pasajeros (47% en el indicador “NPS”, donde el 50% es excelente).

Por el paro, Aerolíneas Argentinas cancela todos sus vuelos del lunes

Todo esto permitió que Aerolíneas haya crecido como nunca antes: vuelan hoy un 35% más de pasajeros dentro del país respecto de 2015 en un contexto donde se sumaron nuevos competidores, y con pasajes promocionales hasta un 63 por ciento más baratos que en 2016. Para finales de 2018 habrán volado por esta compañía 2,7 millones de pasajeros más que cuando arrancó este gobierno.

Y todo esto lo hicimos, cuidando la plata de todos los argentinos. Esta era una empresa que vivía enteramente del subsidio del Estado: por cada pasaje que que se emitía, el Gobierno llegó a aportar 132 dólares de subsidio, y hoy se bajó a 15 dólares por ticket. Y queremos que sea autosustentable, como prácticamente todas las compañías del mundo. Pero para eso nos falta un acompañante: gran parte del sector sindical no está dispuesto a discutir los problemas de productividad que hay por resolver.

También ordenamos las cuentas: después de 21 años presentamos los estados contables en tiempo y forma, algo que cualquier empresa seria debe hacer; y trabajamos fuertemente en la eficiencia del gasto: el año pasado se ahorraron 81 millones de dólares y este año se ahorrarán otros US$ 29 millones por la renegociación del sistema de reservas, y otros US$ 13 millones por servicio de catering, entre varias medidas más.

La paradoja es que estos mismos gremios encima sostienen, con total irresponsabilidad e imprudencia,que el Gobierno quiere destruir esta empresa.

Aerolíneas Argentinas: guerra de nervios antes del paro del lunes

Muy curioso: en menos de tres años sucedió todo lo contrario ya que Aerolíneas Argentinas tiene más rutas, más aviones, más pasajeros, gasta menos y le demanda menos subsidios al Estado, que significa menos dinero que ponen todos los argentinos.

Resulta al menos contradictorio que algunos grupos sindicales que dicen defender a la empresa no acompañen esta revolución y desplieguen reclamos incomprensibles, con medidas de fuerza que toman de rehenes a los pasajeros. Medidas que les cuesta mucho dinero a la compañía y no hacen más que desmoronar su prestigio, su buena imagen revalorizada en los últimos tres años. Frente a este escenario de imprevisibilidad para volar, cualquier viajero pensará hoy dos veces antes de sacar su ticket en nuestra línea aérea. Es una muy mala noticia que nos obliga a revertir la imagen. Y con el desafío de trabajar todos juntos, todos en el mismo avión.(www.caraycecaonline.com.ar)