Buenos Aires, 2 de enero.(caraycaonline)Más allá de los gestos destinados a mejorar las relaciones comerciales entre Brasil y la Argentina, hay dos temas que preocupan a Mauricio Macri del vínculo bilateral y que le planteará al flamante presidente Jair Bolsonaro en la reunión que ambos mantendrán el 16 de enero en Brasilia: la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo en las fronteras.

Macri seguirá en su descanso de la Patagonia hasta el 15 de enero. Pero el 14 y 15 tiene previsto  una reunión en el Sur con su gabinete y el de los gobiernos de Neuquén o Río Negro, no está definido aún el gobierno provincial. En ese encuentro ya adelantó a varios de sus allegados que quiere analizar la agenda con Brasil y diagramar con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, los ejes de trabajo con Brasil en cuanto a la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, este último tema con el foco puesto en la Triple Frontera.

“Tenemos las mejores intenciones de potenciar la colaboración y creemos que están dadas las condiciones en Brasil ahora para que haya un fuerte trabajo con Argentina por razones de afinidad ideológica. Pero aún no sabemos nada de lo que tiene previsto Bolsonaro”, explicó hoy a Infobaeuna fuente cercana a la ministra Bullrich.

No hubo hasta ahora contactos entre los funcionarios designados por Bolsonaro y el gabinete argentino. En Defensa estará el general Fernando Azevedo e Silva, que fue jefe del Estado Mayor del Ejército y comandante de la Brigada Paracaidista, y en Seguridad y Justicia el ex juez Sergio Moro, responsable de la operación anticorrupción Lava Jato en primera instancia, que llevó a prisión a Luiz Inácio Lula da Silva. Se supo que el ministro de Justicia argentino, Germán Garavano,intercambió unos mensajes con Moro luego de asumir. Pero no más que eso.

El ex juez y actual ministro de Justicia y Seguridad de Brasil, Sergio Moro (AFP)

El ex juez y actual ministro de Justicia y Seguridad de Brasil, Sergio Moro (AFP)

No obstante, las palabras del nuevo presidente de Brasil hacia Macri alentaron esta idea cuando Bolsonaro escribió en su Twitter: “Sin duda Brasil y Argentina van a caminar juntos en direcciones diferentes a las pasadas por los últimos gobiernos. ¡Un gran abrazo!”.

En este sentido, Macri se entusiasmó con la idea de empezar a potenciar el trabajo conjunto de las Fuerzas Armadas y de las fuerzas de seguridad de Brasil y la Argentina en lo inmediato. Un último informe del Ministerio de Seguridad reveló que la presencia del grupo terrorista Hezbollah en la Triple Frontera constituye una amenaza para la región y alienta a seguir el camino trazado luego de la detención de los líderes del clan Barakat, financiado por el terrorismo islámico.

“Esperemos que Brasil siga en esa línea que hemos trazado y nos ayude a reforzar la lucha contra el terrorismo”, detalló un funcionario de la Casa Rosada en la misma línea que maneja el Ministerio de Seguridad. Es decir, que se espera una propuesta de Macri para intensificar con Brasil la cooperación en materia de inteligencia para erradicar a grupos comos Hezbollah.

De hecho, Infobae pudo saber que hay una mesa de trabajo en el Gobierno conformada por la Cancillería, la UIF, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), los ministerios de Seguridad y Defensa y la Dirección de Migraciones que siguen de cerca la temática del Hezbollah en la región. Se espera que esta mesa de trabajo busque establecer un mecanismo de colaboración permanente con sus pares de Brasil en este tema.

Por otra parte, Macri confía en que se podrá trabajar con Bolsonaro en la lucha contra el narcotráfico. La frase que tuiteó el Presidente para saludar a  Bolsonaro en la que planteó: “Brasil, país amigo y hermano. Confío en que nuestros gobiernos seguirán colaborando para la prosperidad de nuestros pueblos” marca el rumbo en este sentido también.

En la Casa Rosada están convencidos de que se debe trabajar duramente en las fronteras con Brasil para “presionar y erradicar a los narcos”, según una frase de un encumbrado funcionario. El tema es que Macri sabe los problemas que tiene Brasil frente a este tema: el país vecino cuenta con unas fuerzas armadas que pueden intervenir en operativos antinarcóticos, pero no son más de 5.000 los efectivos militares en todo el país. Así, la lucha contra los narcos está librada a los policías estaduales que en algunos casos conviven con el narcotráfico. En el caso de la Argentina sucede que las fuerzas de seguridad son cerca de 90.000 efectivos aunque las Fuerzas Armadas sólo pueden actuar para disuadir, como está ocurriendo ahora en el operativo de la frontera norte.

Según pudo saber Infobae, entre los temas vinculados con el narcotráfico que llevará Macri a su reunión en Brasilia con Bolsonaro aparece la necesidad de fijar un acuerdo en el Mercosur que permita establecer un control de las fuerzas de seguridad al narcotráfico en la hidrovía. Sucede que actualmente una barcaza que lleva drogas por la hidrovía pero es de bandera de Brasil o Paraguay no puede ser frenada y requisada por la Prefectura argentina.

Si bien los informes sobre narcotráfico revelan que la mayor parte de las cargas en barcazas clandestinas provienen de Paraguay, lo concreto es que Macri entiende que un trabajo fuerte con Brasil en este canal de escape de la droga podría reducir fuertemente el narcotráfico.(www.caraycecaonline.com.ar)