Política

Bienes de la corrupción: un decreto inspirado en la lucha contra los narcos en Colombia

Mauricio Macri anuncia el 21 de enero la firma del decreto de necesidad y urgencia para apurar la recuperación de los bienes de la corrupción.

El Gobierno envió a expertos a estudiar el modelo de Bogotá. Y le agregó la persecución de otros delitos graves.

Buenos Aires, 28 de enero.(caraycecaonline) Funcionarios del Ministerio de Seguridad y de la Oficina Anticorrupción llevan más de dos años yendo y viniendo entre Buenos Aires y Bogotá para evaluar los alcances de la normativa colombiana sobre extinción de dominio.

Es que el modelo de legislación sobre el decomiso de bienes originados en hechos delictivos decretado por Mauricio Macri se basa precisamente en el modelo colombiano y no en el brasileño o estadounidense, comentaron varios funcionarios consultados por Clarín.

Son imprescriptibles y tiene tres etapas: una preprocesal o inicial, otra de extinción abreviada; y una etapa procesal o de juicio de extinción.

El Gobierno incluso presentó su nuevo DNU en la reunión preparatoria del G-20 que tuvo lugar en Japón esta semana y a la que viajó la titular de la OA, Laura Alonso. 

También Guillermo Soares Gache, subsecretario de Articulación Judicial de Seguridad clarificó que a partir de ahora quien sea titular de un bien sospechado de haber sido obtenido mediante un delito grave,  tendrá que justificar su origen lícito, de lo contrario es cuando se pueden activar los mecanismos de extinción de dominio, que empiezan a correr a partir de la adquisición del mismo y no desde que se comete un delito.

Así funciona la extinción de dominio en Santa Fe, donde ya suache es precisamente uno de los funcionarios de la cartera de Patricia Bullrich que participó en el intercambio de experiencias con juristas, funcionarios y legisladores colombianos -y también mexicanos contó a este diario- . Ello terminó de apuntar el proyecto argentino, el mapa de cómo regirá la extinción de dominio aquí.

Desde el entorno de Soares Gache subrayaron que de sus observaciones consideran que los modelos de extinción de dominio que mejor funcionan son el de Colombia y Estados Unidos. Que en el primer caso tenían mucha experiencia por aplicarlo primero para el caso de narcotráfico, lo que era compatible con la Argentina. Y que además en Colombia hay un sistema civil que no tiene vinculación con lo penal.

Se hace la investigación de los bienes por fuera de la causa penal y todo el proceso civil funciona con otra envergadura. Tienen una experiencia de décadas.

En los Estados Unidos, el sistema funciona por la vía penal, civil y administrativa. Hay tal autonomía que, por ejemplo si la DEA se encuentra cargo de la investigación del delito, es esta agencia de drogas la que se encarga del bien decomisado. En los Estados se aplica para el juego clandestino, el soborno, el secuestro de personas, los homicidios, el lavado de activos, y el tráfico de drogas. 

En México, otro país con el que Argentina ahora puede comparar su normativa, la ley de extinción de dominio es federal desde 2009. Funciona para los delitos de delincuencia organizada, delitos contra la salud -es decir el narcotráfico- el secuestro, el robo de vehículos y la trata de personas.

Existen otros modelos en América Latina -Perú- y Europa – Reino Unido- que el Gobierno ha observado para su normativa para la concreción de su propio modelo de DNU.

Pero al mismo tiempo en la normativa que deriva en la pérdida del derecho propiedad sobre un bien que es producto de actividades no lícitas y que pasa a manos del Estado se basa también en regulaciones internacionales como la Convención Interamericana contra la Corrupción, que la Argentina ratificó en 1996. Y de la Convención contra la Delincuencia, aprobada por el país en 2002.

La Argentina es también parte de la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción, que es la que regula las medidas y directrices para recuperar los activos que provienen de la corrupción. La CNUCC contiene una basta literatura al respecto: al sobre el recupero de activos, y sobre los embargos preventivos. (www.caraycecaonline.com.ar)

Clarin por Natasha Niebiskikwiat