Deportes

Boca goleó a San Lorenzo y lo mandó más al fondo de la tabla

Buenos Aires, 10 de marzo.(caraycecaonline) El ciclo de Gustavo Alfaro encontró en la fresca noche de la Bombonera su mejor versión y, vaya paradoja, dejó al ciclo de Jorge Almirón en San Lorenzo al borde el nocaut. El 3-0 no dejó dudas. Boca sometió a los de Boedo con presión, juego y goles. Fue la mejor […]

Buenos Aires, 10 de marzo.(caraycecaonline) El ciclo de Gustavo Alfaro encontró en la fresca noche de la Bombonera su mejor versión y, vaya paradoja, dejó al ciclo de Jorge Almirón en San Lorenzo al borde el nocaut. El 3-0 no dejó dudas. Boca sometió a los de Boedo con presión, juego y goles. Fue la mejor producción con el nuevo DT y eso que cuidó algunas piernas pensando en el duelo copero del martes. Al Ciclón no lo ayudó ni la paternidad, ya lleva 15 seguidos sin ganar, está último en la tabla y el miércoles recibe a Junior.

Y esos primeros minutos siguieron la sintonía que imponía el ritmo azul y oro. Boca marcó la supremacía desde el mediocampo hacia los costados y de allí hacia adelante. De todos modos, el local no pudo transformar en situaciones de peligro el dominio que ejercía sobre su rival en el juego. Para colmo, Wanchope Abila desperdició una chance inmejorable cuando dejó parado a Fabricio Coloccini con un movimiento corporal fenomenal y se escapó solito al mano a mano con Monetti. Abila la quiso picar, le salió mal y su tiro se fue despacito al lado del poste derecho.

Con la pelota en los pies, Boca mostraba su mejor versión. Con Bebelo Reynoso encendido por la izquierda conectando con Zárate. Con Sebastián Villa incontrolable por la otra banda. Con Wanchope dinámico. Y con Marcone para el primer pase certero, clave para el inicio de la elaboración. Sin la pelota en los pies, Boca era un equipo con el sello de Lechuga Alfaro: corto y ancho, sin dejar espacios para que la visita pudiera avanzar de manera amenazante.

Así, San Lorenzo se encontró reducido a dar pases laterales y a intentar probar desde lejos con algún remate. La única manera de incomodar a Boca fue esa, pegándole desde afuera. Lo hizo Nicolás Reniero y también lo hizo Gerónimo Poblete. En ambas apareció Esteban Andrada, nuevo hombre de la Selección de Lionel Scaloni. El Ciclón no pudo hacer más nada que eso. Por virtudes de Boca, pero sobre todo, por sus falencias. Es un equipo desanimado este de Almirón, que jamás llegó a tener su impronta en 12 partidos, los que lleva dirigidos (además el Ciclón no pudo ganar en dos encuentros con Claudio Biaggio y uno con Diego Monarriz). No hay rebeldía. Menos que menos cambio de ritmo, asociaciones, pases entre líneas. No tiene un jugador que se saque de encima un rival con una gambeta. Carece de sorpresa y se vuelve más que previsible. Y encima se autoflagela con expulsiones. Fue el pibe Herrera ante Argentinos. Esta vez fue Monetti, que le pegó una patada a Abila, quien lo había molestado para sacar del arco.

Nandez ya había forzado el gol en contra de Salazar (el 2-0) unos minutos antes. Y Villa, de un nivel excepcional en el complemento, puso el tercero en el último tramo, ya cuando la hegemonía xeneize con uno más era inevitable. Boca goleó, gustó y ganó, y dejó a San Lorenzo peor que nunca.(www.caraycecaonline.com.ar)