Editoriales La semana política

Sanata de Otoño

Macri y ex presidente

Parecería que un temor a las políticas del kirchneriismo y aledaños, es hoy el principal motor del riesgo país.» (Por Jorge Avila)

 

  • Buenos Aires, 27 de abril. (caraycecaonline) Finaliza el cuarto mes del año y el panorama sigue con similares características a los anteriores. El contexto enrarecido por los súbitos golpes de mercado, releva las expectativas electorales a cuestiónes que la sociedad ya ha decidido. Quienes auguran cambios en el tablero político, equivocan el  rumbo como en  el anterior turno presidencial. Es cierto que los estratégas de campaña, de oficialistas y opositores, podrían esforzarse algo más en presentar propuestas viables. El Gobierno de Macri parece encaminarse hacía una estrecha victoria, seguramente en el balotaje de noviembre. Su principal contendiente, la evadida Cristina Kircher intenta escribir una sátira de sí misma que «sinceramente» , podría haber titulado «Sincericidio», corrobora los problemas psicologicos de la narradora. Tras estos chisporroteos culturales, se esconde la bùsqueda de afrontar la inminente Justicia, que puede dejar a ella y sus hijos tras las rejas. En el flanco Federalista, están más preocupados por sacarse culpas por el acompañamiento al gobierno kirchnerista.  Lavagna  pesca mientras las mojarritas «progres» tendrán su primer round este domingo en Santa Fe de Sinaloa. Pero la batalla mas dura es la de  Cambiemos en el campo económico. En el primer trimestre del año las cuentas fiscales arrojaron un superávit primario (0,1% PBI) y las cuentas externas mostraron un superávit de la cuenta corriente (0,7% PBI). Esto significa que en los primeros tres meses del año (crisis cambiaria y acuerdo con el FMI mediante) el sector público nacional tuvo más ingresos que gastos primarios , claro sin contar los intereses de la deuda.  La economía consumió menos dólares que los que genera. El primer fenómeno no se observaba desde el año 2011, mientras del segundo no había registro desde el primer trimestre de 2014. A su vez, la actividad económica dejó de caer en el mes de diciembre pasado y,  es probable que la recuperación se sostenga de manera leve a lo largo del año. Ceteris paribus, las perspectivas de cumplimiento de las obligaciones financieras del país lucen hoy mejores que hace un año atrás. Es decir, que los fundamentals macro deberían generar un aumento del optimismo en los mercados, principalmente en los tenedores de bonos, incrementando su demanda, reduciendo su rendimiento y reduciendo el riesgo país implícito.  &. El año pasado, aún en los peores momentos de inestabilidad cambiaria las probabilidades de que Mauricio Macri no obtuviera un triunfo en la reelección, eran bajas. Pero el deterioro  de los salarios, por  la aceleración inflacionaria que desató el ajuste cambiario, comenzó  una gradual erosión a la imagen del gobierno  de cara a las elecciones. Así , la crisis cambiaria y el ajuste que había mejorado   los flujos macroeconómicos provocaron al mismo tiempo un alto costo político. Empero  las opciones persisten. A lo largo de «la década ganada» se cerró la economía a los flujos comerciales y financieros internacionales, alteró las estadísticas públicas con lo que afectó el pago de intereses en pesos y chocó con  en el default por el incumplir el pago a los holdouts. En decir , parecería qupolíticas del e el temor a las kirchnerismo  y aledaños, es hoy el principal motor del riesgo país.» Más allá de las tendencias internacionales a las que no estamos ajenos.
 Todo lo demás, previsible y constante. Sinceramante, dejemos la sanata y vayamos a los hechos.(www.caraycecaonline.com.ar)