Editoriales Política La semana política

Res non verba

Los moyano enmudecen ante el repudio. Res no verbba

La llamada avenida del medio, tanto a derecha como izquierda, se esfumó en débiles propuestas que son invitación a acuerdos espúreos, sea por Lavagna o Del Caño, bastante útopicos. Incluso un funcional al kirchnerismo: José Luis Esper. E(Por Jorge Augusto Avila)

Buenos Aires, 23 de junio.(caraycecaonline) Tras ser convalidadas las listas de  coaliciones y frentes, la campaña parece deparar un tórrido invierno. Antes de las PASO de agosto y las generales de octubre, los candidatos  evidencian un perfil agresivo hacia el contrincante que revela la polarización entre macristas y opositores. Todos apuestan al primer golpe definitorio. Vencer ampliamente en las primarias y triunfo en primera vuelta, sin balotaje. Combo ideal, pero ¿posible ?. En  perspectiva, no pasa de una expresión de deseos. La extraña fórmula de «los Fernández» no pasa un día sin tener que dar explicaciones sobre el desastre y ruina que signo el paso del kirchnerismo por el gobierno. Al margen de recibir las citaciones judiciales, que agregan nuevos implicados en los delitos que terminaron por saquear el país en la improbable «década ganada». Por más que los asesores de la estólida jefa de «la banda CFK» han procurado sus tendencias mafiosas, ni aún con la incorporación lamentable de los «arrepentidos», como el propio Alberto «Puccio» Fernández o Sergio sin Massa, nada permite escapar de las graves consecuencias de sus actos. Crimen de Nisman, memorándum con Irán, pagos millonarios al FMI y Club de París por parte del «baby face» Kicillof, sin discutir una coma. Por eso la propuesta electoral del Frente por Todo ( Recuerdan el «vamos por todo» de 2011 ?) apela al ataque personal, las vidas privadas, el chisme berreta. No hay proyecto ni programa mas que demoler lo que queda de la República, es decir, la Justicia, la Libertad y la Independencia argentinas. La llamada avenida del medio, tanto a derecha como izquierda, se esfumó en débiles propuestas que son invitación a acuerdos espúreos, sea por Lavagna o Del Caño, bastante útopicos. Incluso un funcional al kirchnerismo: José Luis Esper. En materia económica, los llamados «heterodoxos» que estuvieron en el poder hasta 2015, ya demostraron su ineptitud. No es cierto que antes de la renovación capitalista de los «chicago boys», todos los economistas eran keynesianos. Tal falla educativa instalada por la dictadura militar del ´76, no les permite advertir la propia historia nacional que brinda ejemplos de correcta administración. Falta memoria y balance. O buscan justifictivo para la continuidad del saqueo. Por su parte el oficialismo ha consolidado, a pesar de errores propios y contexto externo desfavorable, una alternativa racional para remontar la cuesta, luego de la crisis desatada por la guerra comercial internacional y respuestas confusas que sumieron a la población en un descontento notorio. Pero las cifras son más elocuentes: los costos y consecuencias negativas de una devaluación, más aún cuando toma valores tan importantes como la más reciente, son bien conocidos por todos. Además de los problemas financieros que puede traer aparejada debido a la estructura de los pasivos de los agentes públicos y privados, la decisión tiene consecuencias negativas sobre la actividad. El traslado a precios internos del salto cambiario erosiona los ingresos reales y, por ende, el poder de compra de la gente , deprimiendo el consumo. A su vez, la propia volatilidad cambiaria contrae la inversión hasta que se pueda configurar un nuevo escenario de estabilidad de precios. Sin embargo, no hay que perder de vista que la depreciación de la moneda es un síntoma de desequilibrios macroeconómicos más profundos.  Cuando el financiamiento externo que cubría el exceso de gasto de la economía se detuvo de manera forzada, el ajuste fue inevitable. Y uno de los canales de ese ajuste fue la depreciación de la moneda. Haber revertido, aún en tiempos electorales tales consecuencias, hasta lograr un superávit primario del 25% en mayo, como reveló el Indec , implica confianza en volver a un futuro de crecimiento.  Los verdaderos enemigos son recesión, inflación, desempleo que afronta el proyecto macrista para lograr su continuidad. Y hacia ellos y su superación deberáser encaminada la campaña. prosiguiendo con una línea de acción que comienza a mostrar eficacia. Lo demás es cotillón. «Res non verba», nombre de una carnicería vecina, cuyo dueño afirma equívocamente que significa «las vacas no hablan». Dejémos que las urnas lo hagan con la contundencia de los hechos.(www.caraycecaonline.com.ar)