Editoriales La semana política

Primer golpe

Escenas del enfrentamiento a tiros entre sindicalistas

El «amable profesor conciliador», ni el ingeniero que quiere ver la obra concluída, tienen todas las respuestas. Pero Macri, tiene todavía crédito y necesita tiempo para resolver algunas políticas superadas, en tanto los Albertos y demás integrantes del elenco estable desde aquél 2001 resultan increíbles en cada spot. Y para aquellos desencantados que votan sin ganas, vaya una línea de Serrat: «Deja ya de llorar, que nos han declarado la guera». (por Jorge Augusto Avila)

Buenos Aires, 14 de julio. (caraycecaonline) Imágenes de la semana. Una camioneta blanca roza a un taxi en una avenida de Ensenada. El taxista, un hombre enjuto, de aspecto frágil, baja para constatar el daño y reclamar al otro conductor, robusto y joven avanza firme y  sin mediar palabra, le da dos fuertes trompadas en la cara que lo tiran al suelo. Es cuando el muchachón le patea el cuerpo y la cabeza . Se acercan motociclistas, pero el grandote se va en su camioneta. El taxista solo atina a levantarse sobre el capot de su vehiculo, pero cae desmayado . Es cuando otros conductores paran para auxiliarlo. Una ambulancia lo traslada con el cráneo fracturado y horas después muere.

Sin embargo, el juez deja libre al agresor porque el taxista había bajado de su auto antes «con intenciones no esclarecidas» según el expediente.  La frutilla del postre fue el tiroteo entre grpos gremialistas del gremio de la carne en la bonaerense San Fernando. Violencia y alevosía, si, pero también connivencia policial y judicial ante un acto criminal, casi cotidiano, que refleja el estado de crispación de algunos estratos sociales. Pero viene a cuento, en el inicio de las campañas políticas, donde los confusos discurseos de mil candidatos te prometen una vida digna, con seguridad, educación y salud. La realidad social no parece responder a esas premisas. Pese a lo mucho que se avanzó, falta otro tanto para que energúmenos como el de Ensenada salgan de las calles, que siguen dominadas por los violentos. En esta campaña para las PASO el miedo es protagonista. Miedo instalado por empresarios corruptos, sindicalistas inescrupulosos, jueces y funcionarios codiciosos, mientras la postergada reforma del Código Penal, sigue archivada en el Congreso. Reforma que tiene como vocero al juez Mariano Borinsiky, varias veces interpelado por el armado de causas, como la de Fernando Carrera quien cumplió once años de cárcel por crímenes no cometidos. Después de la exposición pública de su caso en un filme, fue absuelto. Es cierto, el actual oficialismo puede mostrar los primeros cambios a través de obras públicas necesarias, que se dilataban en el tiempo por los manejos amañados de funcionarios y secretarios, que salieron a la luz en los últimos años, con el kirchnerismo como protagonista principal. Pero que datan de antaño. Esta semana, falleció el ex presidente Fernando de la Rúa. Un hecho que permitió que algunos (Duhalde, Cavallo, no Ruckauf ni Flamarique, entre otros), revelaran los oscuros pasos que culminaron en el primer golpe de estado no militar del siglo XXI. Ya entonces, la violencia social como sistema, se transformó en una catársis colectiva de consecuencias inciertas. Los gobiernos posteriores, solo atinaron a reinstaurar el sistema de expoliación del estado, con modificaciones cosméticas. Hubo que esperar veinte años para que surgieran expectativas diferentes. Otro hecho importante de la semana, fue la celebración del Día de la Independencia, con desfile incluído. Y entre los que marcharon, Aldo Rico, cuyo rol en la rebelión contra la recién recuperada democracia mereció nuevamente opiniones diversas. Mientras escuchamos los argumentos proselitistas, inverosímiles en el caso del kirchnerismo, quizá demasiado concentrados en la gestión por parte del oficialismo, los muertos en la calle, un ex presidente fallído y enterrado, un militar que todavía despierta polémicas, revelan que todavía hay muchas cuestiones sin resolver en esta sociedad que busca un destino decoroso. Un proyecto nacional. En estas PASO vota por primera vez la generación pos crisis 2001. Y también muchos de la franja de 25 a 35, que antes no lo hicieron, desencantados por las propuestas del «turco», el «tuerto», la «abogada exitosa», e incluso desconfiando de un jefe de gobierno porteño que «solo manejó bien un club». En ellos está el futuro, sin tantas muertes por golpizas callejeras, estallidos masivos o rebeliones militares. El «amable profesor conciliador», ni el ingeniero que quiere ver la obra concluida, tienen todas las respuestas. Pero Macri, tiene todavía crédito y necesita tiempo para resolver algunas políticas superadas, en tanto los Albertos y demás integrantes del elenco estable desde aquél 2001 resultan increíbles en cada spot. Y para aquellos desencantados que votan sin ganas, vaya una línea de Serrat: «Deja ya de llorar, que nos han declarado la guera». (www.caraycecaonline.com.ar)