Editoriales La semana política

Argentina bipolar

Presidente Macri en La Rural

La oposición actúa como si no hubiera transición. Reitera propuestas desgastadas, proyecta un discurso autoritario que induce a temores , y apela a las figuras de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, tan confiables como Al Capone.(por Jorge Augusto Avila)

Buenos Aires 4 de agosto.(caraycecaonline) Llegar a las PASO del próximo domingo, no ha sido fácil. Y es hora de revisar este mecanismo electoral oportunista y especulativo creado por el kirchnerismo en 2009. Cuando perdió. Evitar el desfile de personajes conocidos sólo por sus familiares y amigos candidatos de fuerzas políticas aluvionales. Es un mecanismo costoso y agotador para la ciudadanía. Tanto encuestadores como politólogos de distinto pelaje, ya han probado su total ineficacia en sus predicciones. En cambio, es preocupante advertir la clara tendencia polarizadora, que empobrece la democracia desde hace años en América latina.  En estudios recientes, analistas y profesores de diversas casas de estudio afirman: «Lo que en nuestro país se ve como un desafío electoral que enriquece la República, los expertos advierten que se trata de una forma de extremismo que favorece la implantación de normas antidemocráticas, reformas constitucionales, ataques y castigos a la prensa, concentración de poder, eliminación de disensos. La democracia presidencialista, nunca funciona bien con alta polarización partidaria». ¿ A esto han jugado oficialismo y oposición durante esta campaña que se prolongará hasta octubre?. El gobierno que aspira a su reelección, encabezado por Macri logró incorporar a un sector de la oposición legislativa, con Miguel Angel Pichetto, que ha comenzado a mostrar una apertura imprescindible para alcanzar objetivos más abarcativos que las reformas previstas, laboral, previsional y fiscal. La oposición actúa como si no hubiera transición. Reitera propuestas desgastadas, proyecta un discurso autoritario que induce a temores , y apela a las figuras de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, tan confiables como Al Capone. Al igual que la renovación bastardeada por «la Cámpora» y el massismo fracasado. Como tercera alternativa surge un desprendimiento del proceso finisecular de disolución del peronismo, que desde la soberbia consigna «el que sabe más», postula a Roberto Lavagna y el opacado Juan Manuel Urtubey. Las demás fuerzas que compiten, bordean el error estadístico o son aliadas estratégicas de alguna de los candidatos bipolares. En tal caso queda el recurso voto en blanco, para quienes no advierten el verdadero dilema entre populismo y República. Para los macristas de «paladar negro» es difícil aceptar el ingreso del peronismo a la coalición y los kirchneristas «sensibles» advierten sobre el «peor escenario», que en todo caso está en vías de superación luego del desastre que dejaron en su falsa «década ganada». Ven erosionado su poder de fuego, y eso torna a sus candidatos más violentos, como una científica elevada a paradigma del colaboracionismo, o apelando al voto clientelar o útil en el país bipolar, donde aun mantienen feudos de apetito insaciables. Puede advertirse en la reciente detención de Herme Juárez, sindicalista portuario clave en el complejo de exportación rosarino, siguiendo los pasos de su colega Omar «Caballo» Suaréz, Marcelo Balcedo del personal auxiliar de institutos penales , y Juan Pablo «Pata» Medina, de la construcción.Nuestro país comenzará el 2020 con un déficit aproximado de 3,2% el cual tendrá que refinanciar y dependerá de un acceso a tasas viables para su repago. Hoy la baja de tasa internacional nos beneficia. El resultado del próximo domingo navega entre una recuperación económica, que se comienza a avizorar, y discursos fanáticos donde la intolerancia se asienta sobre el personalismo y los intereses creados, que no mutan de protagonistas. Solo la voluntad del pueblo es soberana. Al abrirse las urnas sabremos como será nuestro futuro. (www.caraycecaonline.com.ar)