Editoriales La semana política

Recomenzar la tarea

Una marcha del "Si, se puede

Tenemos dos semanas aún para escuchar promesas incumplibles, atajos jurídicos, y mistificaciones sobre el hambre de la gente. Mientras la «Armada Brancaleone» encabezada por la jefa de una banda delictiva se consume en sus propias incoherencias, es el tiempo de vencer los fraudes, ideológicos, sociales, políticos, religiosos que pretenden dejarnos de nuevo con la Patria a la deriva(Jorge Augusto Avila)

BuenosAires, 12 deocubre.(caraycecaonline) La victoria de la coalición Cambiemos en el 2015 marcó un punto de inflexión en la política reciente del país. Luego de doce años de gobierno autocrático K, que en sus primeros años fue beneficado porque  los productos argentinos lograron inusuales ganancias, fue girando hacia el autoritarismo y la corrupción. El desgaste popular fue más rápido e intenso que los estrategas suponían y tras la debacle electoral se inició un proceso de cambios recibido auspiciosamente por la ciudadanía, que volvió a optar por la nueva opción en 2017. Los sectores financieros, sidndicales y eclesiáticos adviertieron que la consolidación del proyecto oficialista, implicaba una caída definitiva. Ante ello, y junto a algunas circunstancias desfavorables en el plano internacional, comenzaron una ofensiva que tenía por objeto, recuperar el  poder. Sin embargo, el éxito dudoso y amañado de las primarias, no ha sido suficiente para dañar en forma concluyente la voluntad de las mayorías. En los útlimos días de campaña, las masivas movilizaciones de apoyo al Presidente Macri en todo el país, ham comenzado a demostrar un cambio de escenario tan drástico como lo es el invierno de la primavera. Las demostraciones populares  asombran a los dirigentes locales y provinciales porque expresan  una mística de avanzada que superan lo retórico. Nadie quiere volver a la imposición de cadenas nacionales de TV, ni a las andanzas de estafadores, que causaron muchas víctimas fatales y multimillonarias pérdidas de bienes al pueblo. La ampliación de la coalición con un sector del peronismo, comenzó a dar sus futos. Una muestra fue la reciente victoria para continuar en la gobernación de  Mendoza. Y se suma un nuevo factor: la  conciencia de organizarse para un control efectivo del comicio del próximo domingo 27. Porque cierta desidia organizativa que tuvo el Frente para el Cambio, además de las conocidas prácticas fraudulentas del kirchnerismo, permitiò un resultado no deseado por las mayorías. Quedó calaro que se trata de un enfrentamiento con este sector, el kirchnerismo, que nada aportó durante sal país federal. La nueva fórmula oficialista, contiene al peronismo auténtico dispuesto a hacer valer una vez más su potencia electoral. Otro dato del «Sí, se puede» es el resultado de las elecciones de los claustros universitaros, con la amplia victoria de agrupaciones afines al gobierno en la Universidad de Buenos Aires, de Córdoba y otras casas de altos estudios. No valieron  los cantos de sirena de la pírrica conquista de las Paso, y ni el tradicional contubernio izquierdista universiario.  Los factores se van conjugando, y las imágenes son más claras a medida que se acerca la meta. Los triunfalistas seguidores de «Falluteli»  Fernández  y la escapista Fernández de Kirchner ya comienzan a mostrar sus codicias, especialmente en el Conurbano, un terreno clave donde la gobernadora Vidal está dispuesta a jugarse el resto. A nivel nacional, ya existe una tendencia marcada para revertir los resultados de agosto. Resta esperar el recrudecimiento de aquellas diferencias y consolidar, con la responsabilidad cívica que nos concierne a todos, recomenzar el arduo trabajo de reconstruír a la República. Tenemos dos semanas aún para escuchar promesas incumplibles, atajos jurídicos, y mistificaciones sobre el hambre de la gente. Mientras la «Armada Brancaleone» encabezada por la jefa de una banda delictiva se consume en sus propias incoherencias, es el tiempo de vencer los fraudes, ideológicos, sociales, políticos, religiosos que pretenden dejarnos de nuevo con la Patria a la deriva.(www.caraycecaonline.com.ar)