Corrupcion K Los cuadernos de las coimas

Cuadernos: fuerte aval de la Cámara a Bonadio, que ratificó los testimonios de 31 arrepentidos

Juez Claudio Bonadio

Lo hizo al rechazar la apelación de ex funcionarios y empresarios en el caso de las coimas, que habían cuestionado la decisión del juez.

Buenos Aires, 21 de octubre.(caraycecaonline) Después de la resolución del juez Claudio Bonadio con la que dio por corroborados los dichos de los 31 «imputados colaboradores» de la causa conocida como los cuadernos de las coimas, la Cámara Federal rechazó una serie de reclamos de ex funcionarios kirchneristas y empresarios, sosteniendo que la resolución del magistrado no puede ser apelada. Los camaristas agregaron que el magistrado «dio cumplimiento» a lo que impone la Ley del arrepentido, respecto a la «verosimilitud» de las confesiones.

Después de un año del comienzo de la instrucción de la causa, a principios de septiembre Bonadio señaló en una resolución que los aportes de los 31 arrepentidos habían sido «sustanciales» para confirmar la existencia de una «estructura delictiva» que se dedicó al cobro de «fondos ilegales».

«Habiendo analizado lo expuesto por cada uno de los imputados colaboradores y los aspectos de sus testimonios que pudieron ser corroborados mediante la prueba realizada, podemos afirmar que sus testimonios posibilitaron lograr un significativo avance en la investigación llevada a cabo en la presente causa y sus conexas», afirmó el juez en las conclusiones de aquella sentencia.
«Corresponde efectuar la aclaración que en la presente resolución se valorarán los testimonios de los imputados colaboradores en base a la prueba incorporada hasta el momento, sin perjuicio que, mediante la incorporación de nuevos elementos, se corroboren nuevos aspectos de sus declaraciones», aclaró en su momento Bonadio.

Varios de los imputados, entre ex funcionarios y empresarios, apelaron esa medida. Sin embargo, la Sala I de la Cámara Federal porteña, integrada por los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, rechazó este lunes dichas quejas considerando que las mismas «no son pasibles de apelación».

Los camaristas sostuvieron en su resolución que el juez Bonadio «ha dado cumplimiento» a lo dispuesto en la ley 27.304, «en cuanto a corroborar el cumplimiento de las obligaciones que los imputados arrepentidos contrajeron en el marco del acuerdo de colaboración» que firmaron.

Señalaron, además, que se dio por corroborado por parte del juez de la causa, «especialmente la verosimilitud y utilidad, total o parcial, de la información que han proporcionado».

Por otro lado, advirtieron que la medida de Bonadio beneficiará a aquellos imputados colaboradores que podrán obtener un beneficio cuando el Tribunal Oral anuncie cuál será la pena que les podría recaer en un eventual juicio, «pero de ninguna manera impacta sobre el apelante, de forma que pueda provocarle un perjuicio de imposible reparación ulterior».

Después de confirmar los dichos de los 31 imputados colaboradores, el juez Bonadio envió a juicio oral el expediente principal, donde Cristina Kirchner está procesada como jefa de la asociación ilícita que se dedicó a «la recaudación de fondos ilegales». La acompañan 51 imputados más.

El primer arrepentido que la causa de los cuadernos tuvo hace exactamente un año fue el chofer Oscar Centeno, quien en la audiencia corroboró que los cuadernos habían sido escritos por él y ratificó su contenido. En sus páginas contaba encuentros en los que Baratta retiraba de distintos lugares de la ciudad bolsos, mochilas, valijas y bolsas con dinero que era cobrado a empresarios del área energética, de la obra pública y del sistema de transporte en concepto de coimas.

Bonadio chequeó las anotaciones con cruces de llamadas, secuestro de documentación y otros testimonios, Carlos Wagner, el ex titular de la Cámara de la Construcción, fue el primer empresario en revelar la existencia de una estructura de negociados que bajó desde Planificación Federal, estableciendo porcentajes de coimas en función de los contratos otorgados. Junto a esta confesión, se evaluó la de otro ex titular de la Cámara, Juan Chediak, “que confirmó la estatización del sistema de cartelización”.

Otro testimonio clave fue el de José López, el primer ex funcionario de peso que aceptó acogerse a la figura del imputado colaborador, que contó cómo le cobraban a los empresarios los sobornos y cuál el rol de la ex Presidenta, a quien señaló como “conocedora de los hechos”. “¿Vas a hacer parte del problema o de la solución?”, le preguntó Cristina Kirchner en la quinta de Olivos después del fallecimiento de Néstor Kirchner. En su confesión, el ex secretario de Obras Públicos dijo que en su mano la senadora tenía un cuaderno donde se detallaba -de puño y letra del ex Presidente-, porcentajes de coimas, empresas, montos y obras.

El ex funcionario y allegado a Julio De Vido Claudio Uberti fue otro de los arrepentidos importantes que integra el «cuarteto». Contó de las órdenes que recibía del ex ministro para arreglar con empresarios, a quienes se les otorgaba la concesión de peajes, y las indicaciones que descendían por parte de Néstor Kirchner. Pero además agregó información sobre los movimientos de bolsos con dinero que realizó Daniel Muñoz, contó dónde se guardaba ese dinero en Río Gallegos y los viajes a Santa Cruz en la flota presidencial.

Del entorno de los Kirchner pero sin ocupar un cargo en la función pública, la lista de 31 imputados colaboradores también contó con la palabra de Víctor Manzanares, ex contador de la senadora que declaró sobre movimientos de dinero del ex matrimonio presidencial, sus negociados en el rubro hotelero y cómo Muñoz guardaba dinero en el sur.

Por fuera de este círculo, pero que corroboró lo que contó Wagner, se ponderó entre los más importantes el testimonio del financista Ernesto Clarens. Sus aportes “explicaron la pata financiera de partes de las operaciones y, sobre todo, lo vinculado a las maniobras de Muñoz en el exterior» y «la cartelización en la obra pública, las empresas intervinientes y cómo se realizaban los pagos».

Otros testimonios considerados como relevantes, fueron los generados en el marco del tramo por lavado de dinero que se centró en las operaciones de Daniel Muñoz (ex secretario de Néstor Kirchner) en el exterior. Sergio Todisco, Carlos Cortez y Carolina Pochetti fueron los tres principales arrepentidos, que permitieron configurar «la ruta de fondos, las 15 sociedades constituidas para adquirir 17 inmuebles entre Miami y Nueva York por 70 millones de dólares», señalaron fuentes judiciales.(www.caraycecaonline.com.ar)