Política La semana política

La esperanza

Abrazo de Macri y Fernámndez, esperanza de unión nacional.

Sobre todo, fue abierto  un espacio para superar las «grietas» en una sociedad herida por la prepotencia, la autocracia y las búsquedas hegemónicas(Jorge Augusto Avila)

Buenos Aires. 8 de diciembre.( caraycecaonline) Cambia el  gobierno nacional, es hora de un breve análisis de  perspectivas y acechanzas que afrontan los agentinos. Ante el primer traspaso de poder en normalidad yconforme a las instituciones, es el primer logro de la gestión saliente de Mauricio Macri. Fueron respetados los pilares de la República:  división de poderes,  la libertad de expresión y la soberanía popular. Acrecienta el valor de la gestión de un gobierno que en  minoría en ambas cámaras legislativas, sufrió  amenazas de muerte a Macri, además de varios gobernadores, ministros y funcionarios. Sufrió atentados fallídos, agresiones y un permanente hostigamiento de lúmpenes fanáticos con el silencio cómplice de una oposición  y oportunista. Intentaron imponer el viejo trauma de que «no se puede gobernar sin el peronismo». No lo lograron. Fueron cuatro años de cambios claves en el escenario político nacional. Una parte de la justicia, liberada de cepos ideológicos, avanzó sobre las prácticas corruptas de quienes precedieron, se elaboró un sistema de licitaciónes y obras ajeno a las prebendas para empresarios «amigos», fue normalizado el accionar legislativo pese a la constante provocación de aquellos que solo tienen ambiciones personales. Sobre todo, fue abierto  un espacio para superar las «grietas» en una sociedad herida por la prepotencia, la autocracia y las búsquedas hegemónicas. A pesar del vendavál económico se logró mantener un rumbo marcado por la productividad, la apertura de mercados y la calidad de nuevas practicas comerciales, con el mundo y el mercado interno. Todo ello enfrentando el constante accionar disolvente de las corporaciones, empresaria, sindical y financiera. Los bancos no ganaron más dinero por el accionar del gobierno, sino contra propuestas equilibradas que buscaron menguar la desigualdad crónica de nuestro Estado. Se aplicó federalismo concreto y fue la etapa donde se pagaron los montos mayores en materia de ayuda social. La volatilidad reinante luego de las primarias, daño las posibilidades de avanzar por ese camino. Los resultados electorales, reflejan no obstante el apoyo de una amplia franja de la población que se ha expresado, no sólo en las urnas, sino en los actos masivos en todo nuestro país y culminaron el sábado 7, con una inédita muestra de apoyo en Plaza de Mayo . Ahora la  mezcla de  Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández, abre una etapa de incógnitas que puede prolongarse.  En tanto habrá que estar atentos a las causas judiciales que involucran a la vicepresidente y todos los amanuenses resurgidos, más los lastres camporistas privilegiados a la hora del reparto. No llega una generación constructiva sino peligrosos activistas del caos por intereses diversos, como Grabois, Moyano, Máximo y secuaces, el propio Massa. Habrá que afrontar cuatro años  con las banderas de la honestidad, la verdad y la unión nacional. No será fácil. Nos queda la esperanza.

» ¿ Y por qué no ha de ser verdad el alma?./ ¿Qué trabajo le cuesta al Dios que hila el tul fosfóreo de las nebulosas/ y que traza las tenues pinceladas de luz de los cometas incansables/ dar al espíritu inmortalidad ?./ ¿ Es más incomprensible por ventura/ renacer que nacer? /¿ Es más absurdo seguir viviendo que el haber vivido,/ ser invisible y subsistir, tal como/ en redor nuestro laten y subsisten/ innumerables formas, que la ciencia/ sorprende a cada instante/ con sus ojos de lince?./ Esperanza, pan nuestro cotidiano; esperanza nodriza de los tristes;/ murmúrame esas íntimas palabras/que en el silencio de la noche fingen,/en lo más escondido de mi mente». (Amado Nervo).
(www.caraycecaonline.com.ar)