Economía Alerta sindical y empresaria

Las obras paralizadas ponen en peligro 100.000 puestos de trabajo en la construcción

Una de las numerosas obras paralizadas

Según fuentes empresarias y sindicales, la actividad lleva 22 meses de caida continua y 47.000 puestos de trabajo perdidos entre noviembre y febrero.

Buenos Aires, 25 de marzo.(caraycecaonline)Por el freno casi total en la economía por el coronavirus y la cuarentena, en la construcción empezaron a encenderse las luces de alarma. Temen que por la paralización total de todas las obras privadas y gran parte de la pública, se produzca «una ola masiva de despidos» en el sector.

Según fuentes empresarias y sindicales, la actividad lleva 22 meses de caida continua y 47.000 puestos de trabajo perdidos entre noviembre y febrero.

En criollo: antes mismo de la cuarentena el gremio y la cámara patronal ya habían llevado a la Casa Rosada el alerta de que el cuadro de situación en la actividad era «desesperante«, sobre todo por la falta de pagos a las empresas por parte del Estado y la incertidumbre sobre qué ocurriría con los proyectos futuros que debían ponerse en marcha.

Después de ese día, todo empeoró con la cuarentena por el coronavirus.

Diferente a otras actividades, la de la construcción es temporal. Más allá de que un albañil tenga continuidad laboral, sale de una obra que concluye para arrancar en otra que se inicia. No existen las indemnizaciones cuando se termina el trabajo.

Por eso, los operarios tienen un régimen especial por el que aportan todos los meses a un fondo de desempleo. Mientras trabajan, el empleador deposita en el «Fondo de Cese Laboral» el 12% del salario mensualmente durante el primer año de la relación laboral y el 8% a partir del segundo año.

«Los fondos se depositan en una cuenta bancaria, generan intereses para el trabajador y son inembargables», explicaron en la UOCRA.

Los trabajadores de la construcción cobran por quincena. Por lo general se les paga por 44 horas semanales (son 88 horas por quincena y 176 mensuales) y tienen una bonificación del 20% en caso de asistencia perfecta más algún porcentaje extra dependiendo de la actividad, por ejemplo si se trabaja con hormigón.

Para las empresas sería un alivio, por ejemplo, que se acelere el tramite de acceso a los REPRO, con el que el Estado paga una parte de los salarios de los trabajadores de empresas en situación de crisis. Es algo en lo que la Casa Rosada ya avanza.

Las obras de emprendimientos privados están todas paradas por la cuarentena.
Las obras de emprendimientos privados están todas paradas por la cuarentena.

Del lado patronal algunas de las alternativas que llevarán son:

* Que se baje la cantidad de horas que las empresas deben liquidar con la quincena, en vez de 44, 36 o aún menos. Los empresarios argumentan que además los trabajadores al estar encerrados en sus casas tuvieron menores gastos.

* Baja de las cargas sociales.

* No pago de las ART. «Si no se está trabajando las aseguradoras no deben enfrentar ningún riesgo», dicen en las empresas.

* Una línea de créditos del Banco Nación para poder afrontar el pago de salarios. Y que los importes que deban ser devueltos el Estado los considera  parte de pago de impuestos a futuro.(www.caraycecaonline.com.ar)