Política La causa de los peajes

La despedida de Rodolfo Canicoba Corral: procesamientos veloces y sabor a venganza

El juez federal Rodolfo Csanicoba Corral sonríe tras salir de Comodoro Py.

Hace dos semanas, en su carta de renuncia, el juez aseguró que fue “víctima de una persecución” durante el macrismo. Luego, avanzó en los procesamientos contra ex funcionarios del gobierno anterior.

Buenos Aires, 28 de julio 2020. (caraycecaonline) Mañana, cuando cumpla los 75 años, Rodolfo Canicoba Corral dejará de ser juez tras 27 años al frente del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 6. Hace dos semanas, en su última intervención pública, el polémico magistrado asediado por expedientes calientes en el Consejo de la Magistratura, había asegurado en una entrevista que estaba «hastiado de los últimos cuatro años de erosión permanente» en una referencia a lo que consideraba una «persecución» del gobierno de Mauricio Macri.

Pero incluso fue por más y en su carta de renuncia como juez dejó por escrito su malestar con la gestión anterior de la que decía sentirse una víctima. «Sin haber quebrado mi voluntad, sufrí estos últimos cuatro años una feroz campaña de difamación y persecución mediático/política de medios y de diversas agencias que respondían al gobierno de entonces».

El juez Rodolfo Canicoba Corral procesó al ex ministro de Transporte Guillermo Dietrich en la causa peajes
Seis días después de esa carta, llegó la primera tanda de procesamientos contra funcionarios macristas en la causa que investiga las irregularidades en la concesión de los peajes. El ex titular de Vialidad, Javier Iguacel, y el ex Procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías, fueron acusados de supuesta administración fraudulenta por el magistrado. Este lunes, le tocó el turno al ex ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. Nicolás Dujovne, que también fue indagado, posiblemente corra la misma suerte que sus ex compañeros de gabinete.

Más allá de las responsabilidades que les puedan caber a los ex funcionarios macristas -los acusan de beneficiar a una empresa de la familia del ex presidente-, los veloces procesamientos de Canicoba Corral contrastan con su historial como juez, muchas veces señalado como un experto en cajonear expedientes a la espera de los tiempos políticos adecuados. En el macrismo hablan de «venganza» y de una «causa política».

Iguacel, que paralelamente es el principal denunciador y testigo en la causa contra Cristina Kirchner por corrupción en la obra pública, fue el que más insistió con la tesis del revanchismo judicial. Tras el procesamiento dijo que el juez no lo había dejado acceder a las pruebas en su contra, que buscan dañarlo por ser testigo contra Cristina y recusó a Canicoba Corral -junto a Saravia Frías- por supuesta parcialidad. Pero la Cámara Federal no les dio la razón y lo confirmó en el expediente.

Las tensiones entre Canicoba y Cambiemos son de larga data. Al inicio de la gestión Macri, el Gobierno había intentado desplazar al juez. Envalentonado con la renuncia de Norberto Oyarbide -otro juez polémico multi denunciado- buscaron repetir la maniobra. Pero el magistrado resistió y logró mantenerse en su despacho sin renunciar.

A la vez, el magistrado que lleva una vida de lujos muy difícil de explicar con su salario, fue acumulando denuncias en el Consejo de la Magistratura por todo tipo de irregularidades. Supuesto enriquecimiento ilícito, presuntos sobornos y coimas, cobro de sobresueldo de la ex SIDE y viajes en aviones de empresarios a los que debía investigar son parte de los cinco expedientes que aún permanecen abiertos en el Consejo.

Canicoba vive en una mansión en Vicente López, viaja regularmente a Punta del Este, tiene habilitación para manejar autos de alta gama y durante la cuarentena empezó a habitar una casa que cuesta US$ 3.200 de alquiler en un club hípico.

Cuando deje de ser juez todas esas causas en su contra en la Magistratura se cerrarán inmediatamente y ya no tendrá ningún expediente que le genere dolores de cabeza. Otro beneficio de su retirada: gozará de una suculenta jubilación como magistrado de al menos $300.000 al mes.(www.caraycecaonline.com.ar)