Economía Deuda externa

Guzmán pedirá alFMI un plan de pago con cuatro años y medio de gracia

Ministro de Econom{ia Mart{in Guzm{an

Buenos Aires, 9 nov 2020 – El Gobierno pedirá al Fondo Monetario Internacional (FMI) ingresar en un plan de pagos con un período de gracia de cuatro años y medio para devolver el dinero que el organismo le prestó durante el gobierno de Mauricio Macri. Además, tal como lo había anticipado y en la antesala de […]

Buenos Aires, 9 nov 2020 – El Gobierno pedirá al Fondo Monetario Internacional (FMI) ingresar en un plan de pagos con un período de gracia de cuatro años y medio para devolver el dinero que el organismo le prestó durante el gobierno de Mauricio Macri. Además, tal como lo había anticipado y en la antesala de la visita formal de una nueva misión técnica, el ministro de Economía, Martín Guzmán, ratificó hoy que irá al Congreso en busca de blindar políticamente el futuro programa con el Fondo.

Fuentes oficiales confirmaron  que reclamarán que el actual Stand-By Agreement (SBA) negociado en tiempos de Cambiemos se convierta en un Extended Fund Facility (EFF, según las sigas en inglés) o en un Servicio Ampliado del FMI (SAF).

Las fuentes del Gobierno estimaron a este medio que buscarán que, mientras se negocia con el staff del FMI, no se mantenga vigente el llamado Artículo IV, la auditoría del Fondo sobre las cuentas de sus países socios. Por otro lado, estimaron que hoy no hay «precondiciones» con el organismo. La aclaración oficial es importante porque el EFF pide reformas estructurales. Es justamente para ver el resultado de las mismas que otorga más tiempos de pago.

«El staff del FMI y el Gobierno argentino consideran que en las circunstancias actuales, ese tipo de programa es la mejor alternativa disponible», dijo Guzmán a periodistas extranjeros en una reunión en el Ministerio de Economía, según Bloomberg.

«El SAF fue creado para ayudar a los países que experimentan graves problemas de balanza de pagos debido a deficiencias estructurales o a un lento crecimiento y una situación de la balanza de pagos muy debilitada. Los SAF respaldan programas integrales que contemplan las políticas necesarias para corregir desequilibrios estructurales durante un período prolongado», explica el Fondo sobre el programa que eligió pedir Hacienda.

«Los acuerdos ampliados suelen aprobarse por períodos de tres años, pero también pueden aprobarse por períodos de hasta cuatro años, a fin de implementar reformas estructurales profundas y duraderas», explica el FMI en su web. Los montos de un SAF o EFF deben reembolsarse en un período de cuatro años y medio a 10 años (el SBA es entre 3 años y un cuarto y cinco años) en pagos de 12 cuotas semestrales iguales. «En el marco del SAF, se espera que estos compromisos, incluidas condiciones específicas, se centren en las reformas estructurales para corregir deficiencias institucionales o económicas, además de las políticas que mantienen la estabilidad macroeconómica», dice el FMI.

Además, el Ministerio de Economía informó esta mañana que enviará en la semana el proyecto de ley de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública. Según se detalló, la iniciativa tendrá sólo dos artículos y será la antesala de un debate clave para lograr acuerdos.

El primero indicará que el endeudamiento en moneda extranjera bajo ley foránea y con prórroga de jurisdicción requerirá autorización del Congreso de la Nación; el segundo, que los acuerdos futuros con el FMI deberán ser aprobados por el Congreso de la Nación.

No es una novedad para el ministro de Economía. Se trata de la misma estrategia de negociación utilizada para la renegociación de la deuda en dólares con acreedores privados. Guzmán también había decidido ir al Congreso para lograr aval político para ese proceso. Pese a que esa negociación llegó a buen puerto, el ministro no logró estabilizar la economía, y la descoordinación en el gabinete, los problemas de instrumental y algunas señales políticas hicieron mella en las reservas internacionales, las cotizaciones del dólar y el riesgo país.

El ministro, que fue empoderado entre sus pares días atrás por el presidente Alberto Fernández, busca ahora que un nuevo programa económico auditado por el Fondo y apoyado por los sectores que integran el Congreso le devuelvan la confianza perdida al sector privado. Ese camino es también un sendero impulsado por los grandes empresarios -con los que Guzmán se reunió el lunes pasado- que buscan ver en el Gobierno compromisos que no sean fáciles de romper por las diferentes posiciones que forcejean en la coalición gobernante.

En los considerandos del proyecto de ley, según anticipó Economía, se destacará la necesidad de «fortalecer el rol institucional del Congreso en la definición y autorización de las políticas de endeudamiento público nacional en moneda extranjera y bajo jurisdicción externa y en la aprobación de toda operación de crédito público y/o programa de financiamiento que formalice el Poder Ejecutivo Nacional con el Fondo Monetario Internacional (FMI)».

Se buscará además «fortalecer mecanismos institucionales que garanticen que el mantenimiento de la sostenibilidad de la deuda pública y la ejecución de planes de estabilización macroeconómica de plazos que exceden un período de gobierno sean políticas de Estado», indicaron cerca de Guzmán en conceptos que se vinculan directamente con el pedido de Cristina Kirchner en su carta publicada días atrás, pero también con el pedido del FMI de lograr un plan creíble para la Argentina que tenga viabilidad política.

Además, la iniciativa rescatará la necesidad de «mejorar la transparencia y los criterios en los que tales políticas (de endeudamiento externo) se fundan, y de este modo construir colectivamente condiciones para que la República Argentina transite un sendero de estabilidad de mediano y largo plazo que potencie las oportunidades de nuestro pueblo».

La semana pasada, el FMI confirmó que mañana llegará una nueva misión, esta vez formal, encabezada por Julie Kozack (subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental) y Luis Cubeddu (jefe de la Misión para Argentina). La idea es» iniciar negociaciones formales con las autoridades argentinas sobre un nuevo programa del FMI para apoyar el plan económico del Gobierno», informaron voceros del organismo multilateral de crédito.

«El diálogo se centrará en la agenda fiscal, monetaria y estructural de las autoridades para el mediano plazo con el objetivo de anclar la estabilidad macroeconómica y sentar las bases para un crecimiento inclusivo y sostenible», dijeron los funcionarios del Fondo.

«No hay fechas establecidas para finalizar las negociaciones. Nuestro objetivo sigue siendo apoyar al pueblo argentino a superar los complejos desafíos socioeconómicos que enfrenta el país y sentar las bases para una economía más estable y un futuro más próspero», detallaron.

La visión del ministro

«Esto tiene que ver con convertir la sostenibilidad de la deuda en una política de Estado», dijo hoy el ministro de Economía en el marco del webinar «Garantizar sistemas financieros sostenibles», organizado por UNI Global. «Hemos estado haciendo un trabajo muy constructivo con el organismo y la intención es reemplazar el programa actual por uno nuevo que se base en principios completamente diferentes, entendiendo que no hay restauración de la estabilidad macroeconómica sin la recuperación del crecimiento económico», agregó.

«En los tiempos venideros será muy importante que los programas del FMI se basen en premisas apropiadas, respaldadas por la evidencia, y que se consideren legítimos a nivel nacional; que exista una participación generalizada a nivel nacional cuando se trata de discutir los términos de un programa con el FMI», afirmó el ministro de Economía.

Durante su participación, Guzmán además señaló que pedirá que haya «una redefinición de los contratos de deuda que le de suficiente alivio al país para que se puedan implementar las políticas que sean necesarias para la recuperación económica». (www.caraycecaonline.com.ar)