Corrupcion K Corrupción K

Los fiscales del caso Ciccone piden que el socio de Amado Boudou vuelva a la cárcel

José María Nuñez Carmona, socio de Amado Boudou

Es José María Núñez Carmona, quien también había conseguido el arresto domiciliaria en medio de la pandemia. (por Lucía Salinas-Clarín))

Buenos Aires 11 ene 2021.(caraycecaonline)Mientras esperan que se confirme su pedido para que Amado Boudou vuelva a la cárcel, los fiscales Guillermina García Padín y Marcelo Colombo también reclamaron que lo haga su socio y amigo, José María Núñez Carmona, para cumplir la condena por el caso Cicconeconfirmada por la Corte Suprema de Justicia el 3 de diciembre pasado. El juez de ejecución Penal, Daniel Obligado, ya ordenó que el ex vicepresidente regrese a Ezeiza, pero la medida no es de cumplimiento inmediato y resta la apelación.

En el caso de Núñez Carmona, igual que Boudou, obtuvo el beneficio del arresto domiciliario en medio de la pandemia del Covid. Ahora, la fiscal de ejecución García Padín y el fiscal que intervino en el juicio, Colombo, pidieron que la morigeración del arresto sea revocado y que el mejor amigo del ex vice cumpla la condena de más de cinco años, en la cárcel.

El ex vicepresidente Amado Boudou y su socio y amigo José María Núñez Carmona, años atrás en en Nueva York. Foto Archivo.

Fue el 6 de agosto del 2020 cuando el juez Obligado otorgó a Núñez Carmona el arresto domiciliario. Según aquel fallo, el empresario era un interno de riesgo por el coronavirus, ante el ingreso de presos con la enfermedad al penal de Ezeiza, donde cumplía su pena.

El mismo magistrado le había concedido la domiciliaria al ex vicepresidente el 6 de abril. Meses después resolvió a favor de Núñez Carmona, quien se encuentra cumpliendo la pena en un domicilio de Mar del Plata, junto a su madre, de 92 años.

Su abogado defensor, Matías Molinero, solicitó que continúe cumpliendo la condena bajo la modalidad del arresto domiciliario. Pero los representantes del Ministerio Público Fiscal entendieron que, al igual que Boudou, debe volver a la cárcel para hacer efectiva la sentencia por corrupción confirmada por la Corte.

Será el juez Obligado quien deba resolver al respecto. Ya pidió que el ex vicepresidente regrese a prisión, algo que aún no se hizo efectivo, ya que sus abogados tienen hasta mediados de febrero para apelar. Hasta entonces, continuará viviendo en una amplia casona en Avellaneda.

José María Núñez Carmona, amigo y socio de Amado Boudou, cuando quedó en libertad el 12 de enero de 2018. Foto Diego Díaz.

Núñez Carmona fue condenado a cinco años y seis meses de prisión, en agosto de 2018, por la compra-venta irregular de la calcográfica Ciccone. Al confirmar la Cámara de Casación la sentencia argumentó que estaba «debidamente acreditada la maniobra juzgada referida a que Nicolás Tadeo Ciccone entregó su empresa Ciccone Calcográfica SA al grupo liderado por Amado Boudou».

Así, se dio por corroborado que esto se reflejó en el compromiso asumido para que la compañía «vuelva a ser operativa a la ex calcográfica para que pudiera contratar con el Estado Nacional y así obtener jugosos réditos económicos«.

Respecto al ex vicepresidente de Cristina Kirchner, el Máximo Tribunal Penal indicó que al encontrarse «impedido de efectuar negociaciones en beneficio propio y en perjuicio de los intereses de la Nación, se valió de su amigo personal, José María Núñez Carmona -quien dirigía la actuación de Alejandro Paul Vandenbroele- utilizando empresas fantasmas y operaciones simuladas que dificultaban rastrear a los verdaderos titulares del negocio y entender el verdadero alcance del acuerdo ilegal».

Frente de la casa donde vive Amado Boudou en el partido de Avellaneda. Foto Maxi Failla.
Frente de la casa donde vive Amado Boudou en el partido de Avellaneda. Foto Maxi Failla.

La maniobra continuó, según la Justicia. Y una vez en control de la firma, el grupo liderado por el ex vicepresidente «manipuló en provecho personal, por lo menos, tres organismos del Estado: la Casa de Moneda SE, la AFIP y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia» para que «beneficiaran a la ex Calcográfica Ciccone». En este tramo de la maniobra participaron también Resnick Brenner y César Guido Forcieri, «quienes plasmaron la voluntad de Amado Boudou», indicó en su momento la Cámara de Casación.

La firma fue financiera y jurídicamente rescatada en forma«ilegítima y pudo contratar irregularmente con el Estado Nacional», se señaló. El objetivo de la operación era “contratar con el Estado la impresión de billetes y documentación oficial”. No sólo imprimió las boletas electorales en 2011, sino que en abril del 2012, el Gobierno de Cristina contrató a Ciccone para imprimir 160 millones de billetes de cien pesos, por un costo de $ 140 millones. (www.caraycecaonline.com.ar)