Política

Lorenzetti: “La sociedad espera que la Justicia sea efectiva y no consagre la impunidad”

Entrevista al Presidente de la Corte Suprema.Aunque evita las respuestas polémicas, el juez de la Corte habló de la independencia judicial, del rol del tribunal en medio del recambio político y de la reforma del Código Civil.

Buenos Aires, 23 de agosto.(caraycecaonline) Con diez años en la Corte Suprema y ocho como presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti está entrenado en el arte de no levantar polémica. Aunque prefiere las respuestas generales y evita hablar con Clarín de causas que aún están en trámite, acepta opinar sobre la cuestionada ley de subrogancias, las investigaciones por corrupción, la independencia de la Justicia y el anhelo de mantener el mismo rumbo frente a los cambios políticos. También da detalles de su tema favorito: el nuevo Código Civil y Comercial que acaba de entrar en vigencia.

-¿Qué opina de la ley de subrogancias y de la polémica que se desató con el oficialismo?
-Lo que se decidió en la reunión de presidentes de Cámara federales es que la subrogancia debe ser algo excepcional y no generalizada. Y el Consejo de la Magistratura trató de respetar esta decisión, que las Cámaras sean las que designen los subrogantes. Independientemente de eso, está planteada la inconstitucionalidad de la ley.

-¿Cómo impactan las críticas públicas hacia los jueces o los intentos por desplazarlos de causas más polémicas (como del caso Hotesur)?
-Bueno, la función del Poder Judicial no es intervenir en las elecciones ni gobernar, sino decidir las causas judiciales. Y en eso nosotros debemos ser muy firmes en fortalecer la independencia de la Justicia. Los jueces tienen que resolver rápidamente las causas, porque la sociedad espera que la Justicia sea efectiva y no consagre la impunidad en los diversos casos que se presentan.

-¿Pero en qué medida afectan esos cuestionamientos?
-La Corte tiene la suficiente fortaleza para pasar por cualquier tipo de trance. Nuestra obligación es con la población, no con los demás poderes del Estado, entonces -digan lo que digan- nuestra función es aplicar la ley y estar por encima de estas disputas. O sea que no hay acá ninguna cuestión que nos conmueva. La sociedad tiene que saber que la Corte siempre va a cuidar de los ciudadanos, y va a seguir la misma línea, esté quien esté.

-¿Por qué hay tantos funcionarios denunciados y tan pocas condenas por corrupción?
-La Corte ha sido muy firme en la lucha contra la corrupción y lo seguirá siendo. También es importante adoptar medidas que permitan que las investigaciones sean posibles. Por ejemplo, en Brasil hubo un largo proceso legal, se dio competencia a la Corte para juzgar a funcionarios de alto nivel, dictaron la ley de probidad administrativa, sancionaron leyes sobre procedimientos especiales. En fin, es un sistema que ahora da resultados. Es necesario es que todos los poderes tomen medidas.

-Más allá de que el próximo presidente sea Scioli, Macri o Massa, ¿cuál sería la relación ideal que tendría que tener con la Corte?
-En materia judicial, los jueces tienen que decidir los casos y los demás poderes respetar esas decisiones, en eso consiste la independencia. En materia institucional, lo deseable es que se elabore un plan de transformación del Poder Judicial para que sea más rápido, más efectivo, y se haga como política de Estado con los tres poderes. No sólo a nivel nacional, sino en las provincias, donde están la mayor parte de los casos.

-¿Espera que haya más diálogo que el que hubo en estos años?
-Nosotros vamos a proponer una transformación del Poder Judicial basado en todo lo que nosotros creemos que es el respeto de la independencia, una mejor Justicia para la población. Las dos cosas son muy importantes. Así lo hicimos todos estos años y seguiremos en la misma línea. Nuestra posición, expresada en las Conferencias Nacionales de Jueces y en la inauguración del año judicial, es que nuestra conducta y nuestra agenda deben estar centradas en la solución de los problemas concretos y no en las disputas de poder, eso aleja las instituciones de quienes son sus destinatarios, que es el pueblo de la Nación.

-Usted el mes que viene cumple 60 y ya lleva 10 años en la Corte. ¿Qué balance hace?
-No, no hago ningún balance. Necesito que venga mi psicólogo …

-¿Se imagina jubilándose en la Corte o éste va a ser un ciclo más?
-Si, siempre es un ciclo. Nosotros tenemos que dedicar unos años a la vida pública, después no sé. Uno no puede predecir el futuro. Pero el mensaje que yo quiero darle a la gente es que no hay cambios de dirección. Nosotros pensamos siempre lo mismo, no cambiamos por las circunstancias. Lo que necesitan los argentinos es que le demos tranquilidad y confianza en un proceso electoral que obviamente genera incertidumbre. No hay ninguna presión que pueda cambiarnos, no hay ningún viento fuerte que pueda mover a la Corte del camino que tiene. Por eso, nosotros hemos hecho un gran esfuerzo para dar previsibilidad y que la Corte siga con la misma línea aún cuando cambie el Gobierno. Y esto es un acontecimiento histórico en la Argentina, porque las Cortes cambiaron con los cambios de Gobierno, pero ahora nosotros tenemos que darle al pueblo una visión diferente.