Política La herencia K

El Indec heredó un caos administrativo, 407 empleados más y delegados de sobra

Sede central del Indec

El kirchnerimo avaló que existan 99 delegados de UPCN y 22 de ATE, cuando le ley estipula que corresponden que sólo sean 17 delegados, conforme la cantidad de trabajadores.

Buenos Aires, 1 de febrero.(caraycecaonline) En 2003 el Indec tenía 1173 empleados; hoy, tiene 1580. Pero el aumento de personal, no es el principal problema, sino desorden administrativo y el caos en materia de recursos humanos son factores con los que tienen que lidiar las nuevas autoridades para poder medir correctamente datos fundamentales de la economía, como la inflación y la pobreza.

El descontrol llega incluso a los legajos del personal, que en algunos casos, en lugar de la historia laboral del empleado, sólo tienen la fotocopia del documento. Además, fuentes internas del Indec, en coincidencia con los datos de delegados de ATE, afirman que, a esta altura, 60% de los empleados del organismo son contratados. «El tema de los contratos es una forma de precarización laboral. Hay un grupo sin contrato -unas 30 personas-, otro grupo con contratos vencidos y otro con contratos no aprobados», advierte un reconocido jurista que asesora a la nueva conducción del organismo.

«No hay normalización del Indec si no hay un pase a planta permanente de los trabajadores, empezando por aquellos que claramente estaban antes de 2007, salvo aquellos que fueron parte de la patota de [Guillermo] Moreno y que nos hostigaron», dice Raúl Llaneza, delegado general de ATE-Indec, uno de los que resistieron la intervención del kirchnerismo. Para él, esta situación se repite en todos los organismos del Estado, que tiene un 70% de trabajadores precarizados que no cobran la totalidad del salario que les corresponde. «El Indec no es una isla, es parte del Estado nacional y desde el 94 no hay concursos», agrega Llaneza.

La nueva conducción del organismo estadístico se encontró con otro problema de similar importancia, como lo es la representación sindical. Según altas fuentes del Indec, hay en este momento 121 delegados sindicales (99 de UPCN y 22 de ATE), cuando por ley corresponderían sólo 17.

«La cantidad de delegados excede por mucho lo que está estipulado por la ley de asociaciones sindicales, del año 1988», dice el asesor jurídico del organismo consultado. «El artículo 45 de esa ley es claro y no se ha respetado en el caso del Indec.» La ley estipula que la cantidad de trabajadores que representen a la asociación profesional respectiva en cada establecimiento será de diez a cincuenta trabajadores, un representante; de cincuenta y uno a cien trabajadores, dos representantes; de ciento uno en adelante, un representante más cada cien trabajadores.

Luis Ramírez Bosco, profesor titular de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de grado y posgrado en varias de las universidades más prestigiosas del país, incluyendo la UBA, señaló: «La situación de la representación gremial en el Indec parece que efectivamente es irregular. Para empezar, los representantes sindicales con las garantías reforzadas, y la prestación de trabajo por consiguiente condicionada, alcanzan prácticamente al 8% del total de trabajadores, cuando la proporción debida -por ley y por el mismo convenio para el personal público- es del 1% del personal de cada establecimiento. A esto se habría llegado en elecciones de delegados en las que, salvo que se informara una razón que no está a la vista, el organismo hubiera debido cuestionar el número de delegados a elegir, y la autoridad a cargo no lo hizo; y en las que los organismos de aplicación del Ministerio de Trabajo hubieran debido cuestionar lo que se estaba haciendo y tampoco lo hicieron».

Coincide Ramírez Bosco con la llamada de atención del jurista, sobre el avasallamiento del convenio colectivo sobre la ley. «Otro elemento distorsivo está en el mismo convenio colectivo para el sector público, porque mientras la ley general define una proporción de delegados «por establecimiento», para asegurar que todos los trabajadores, de cualquier establecimiento, estén efectivamente representados, el convenio colectivo redefine mal lo de establecimiento, diciendo que lo es cada jurisdicción (ministerio) o ente descentralizado, con lo cual organismos como el Indec, separados y especializados y con personal con aptitudes diferenciadas, pasan a considerarse como parte de la misma única unidad Ministerio de Economía.»

Así, la cantidad de delegados no es proporcional al número de trabajadores del Indec. Podría entonces dejarse sin representación al personal del resto del Ministerio de Economía. «Se designa en una sola repartición una cantidad de representantes gremiales que nada tiene que ver con la proporción que rige en el país desde siempre. Esto es, técnicamente, un abuso de derecho propiamente dicho, porque significa aplicar una norma para un objetivo distinto que el que justifica que la norma exista», dice Ramírez Bosco.

Raúl Llaneza dice que «el Estado delega en distintos ministerios la responsabilidad de velar sobre esas cosas, y durante 9 años el Estado nacional vino avalando que haya esta cantidad de representantes. No voy a defender al otro gremio [en referencia a UPCN, históricamente enfrentado con ATE] ni nada que se le parezca, pero durante 9 años lo vinieron aceptando. Además, por parte de ATE, por el contrario, éramos 28 y ahora somos 22 delegados». Asegura también que no deberían ser 22 (de ATE), sino más, porque hay tres edificios diferentes y bandas horarias.

UPCN, por su parte, respondió a los llamados de LA NACION excusándose de hacer declaraciones porque las personas encargadas de comunicación del gremio están de vacaciones.

«Los delegados son personas inamovibles porque tienen estabilidad sindical», señala el asesor legal del Indec. ¿Pueden complicar el funcionamiento interno? «¿Y qué te parece?», contesta. Según fuentes cercanas al organismo, fue el propio Ministerio de Trabajo del gobierno anterior el que convalidó esta situación a modo de intercambio de favores, ya que hubo un apoyo del sindicato al kirchnerismo, que intervino el Indec en 2007, despidió a técnicos históricos de carrera e instauró mediciones falaces, sobre todo en materia de inflación y pobreza.

Vale todo en recursos humanos

Sindicalización

Con una plantilla total de 1580 empleados, hoy en el Indec hay 121 delegados sindicales -de los cuales 99 pertenecen a la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) y 22 a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). De acuerdo con la vigente ley de Asociaciones Sindicales, por el número de trabajadores le corresponderían sólo 17

Precarización laboral

La sobre representación sindical es acompañada por una precarización laboral dentro del organismo. Según los sindicatos, el 60% de los trabajadores actuales del Indec hoy son contratados. Los gremios además advierten sobre la existencia de decenas de contratos vencidos y otros que no están aprobados

Aval oficial

El propio Ministerio de Trabajo del kirchnerismo fue el encargado de convalidar esta situación a modo de intercambio de favores, ya que hubo un apoyo político de UPCN para avanzar en la intervención del organismo, que despidió a técnicos históricos de carrera e instauró mediciones falaces de inflación y pobreza

Legajos incompletos

El caos que se registra puertas adentro del Indec se siente con especial intensidad en el área de Recursos Humanos del organismo. Las nuevas autoridades del instituto aseguran que, en algunos casos, en los legajos del personal en lugar de la historia laboral del empleado sólo figura una fotocopia del documento.(www.caraycecaonline.com.ar)