Política El derrumbe K

El derrumbe de una construcción precaria

Los Kirchner

El entramado de corrupción que urdieron la ex presidenta y su esposo es tan primitivo, tan rudimentario, que sólo resulta concebible en gente que imaginó controlar las palancas del Estado de por vida.

Buenos Aires, 17 de marzo.(caraycecaonline) La derrota ha sido letal para el kirchnerismo. La razón, muy simple: los Kirchner concibieron un proyecto de poder en el que no se pondría el sol. Esa ilusión de eternidad tiene una demostración incontrastable. Y es que el entramado de corrupción que urdieron la ex presidenta y su esposo es tan primitivo, tan rudimentario, que sólo resulta concebible en gente que imaginó controlar las palancas del Estado de por vida.

Cristóbal López armó un holding energético y mediático con los 1000 millones de dólares del impuesto a los combustibles que retenía a sus clientes. Ahora se derrumba en la depresión. Ni siquiera el socio de Mauricio Macri, Nicolás Caputo, le atiende los teléfonos. Y eso que Federico Achával, alter ego de López en los casinos, no para de llamar.

Aerolíneas Argentinas, presidida por Mariano Recalde, de La Cámpora, pagó 35.000 noches a los hoteles de Cristina Kirchner y su hijo, Máximo, el jefe de La Cámpora.

Si la jueza verifica los pormenores que reveló el detenido Lanatta, Aníbal Fernández quedará al borde del abismo. Malos días para Fernández: Servini llamó a declarar a dos personas de su máxima intimidad, Lucas Gancerain y Pablo Palladino. Es sobre las irregularidades del programa Fútbol para Todos.

El punto de partida del relato de Lanatta es la visita del abogado Antonio Solivaret a General Alvear. Solivaret se presentó allí el 22 de agosto pasado, invocando la representación del entonces jefe de Gabinete, para negociar una desmentida de los tres presos. Lanatta filmó esa charla con una cámara oculta y, pocos días antes del triunfo de María Eugenia Vidal, la filtró al periodismo.

Lanatta declaró que a comienzos de octubre lo visitó el jefe de los penales de la zona centro, inspector Jorge Bolo, a quien él pagaba 7000 pesos por mes «para que no me falte nada».

Según el preso, en esa reunión Bolo le informó que Aníbal Fernández estaba interesado en que, simulando una cámara oculta, se arrepintiera de la denuncia y alegara que se la habían pagado sus rivales en la interna peronista. Es decir, Julián Domínguez. Bolo, según Lanatta, le dijo que, a cambio de esa retractación, Fernández le aseguraba la salida del penal. Pero que si no aceptaba el trato, lo mandaría a matar en medio de un motín prefabricado. El acuerdo se habría negociado durante tres meses, al cabo de los cuales se realizó la fuga.

Lanatta culpó al jefe de Seguridad del presidio de General Alvear, César Tolosa, de organizar el escape. Contó que Tolosa relajó los siete controles que debían atravesar, destacando a novatos en seis de ellos. Uno de los carceleros se llamaba Toleres: se ve que daban todas las garantías. En el séptimo puesto, detalló el preso, Tolosa colocó a un «hermanito». Se trataba de un agente que, por ser testigo de Jehová, no portaba armas.

El guardia les entregó, en una bolsa de residuos, uniformes de penitenciarios, un arma de madera y pintura negra para enmascararla. Les enseñó cómo operar los botones para abrir las puertas. Y les dejó en el estacionamiento un Fiat 128 con las llaves puestas. Los Lanatta y Schillaci llegaron hasta la última garita, redujeron al vigilante arrebatándole el fusil y lo subieron al 128. Ya dentro del auto, apareció un inconveniente: no arrancaba. Cristian, que tiene nociones de mecánica, abrió el capó y solucionó el desperfecto. Eran las dos de la mañana.

Los prófugos fueron al barrio General Belgrano, donde el penitenciario Luciano Labat los trasbordó a una Hilux. Un chofer los llevaría en esa camioneta, siguió Lanatta, a una quinta en la que él se dejaría filmar exculpando a Aníbal Fernández.

Ese conductor los condujo por un camino que desemboca en el penal de Florencio Varela. Como cabeceaba por el sueño, lo reemplazó Schillaci en el volante. Estas chapucerías restan credibilidad al relato. O confirman que el plan salió de una cabeza kirchnerista. Cuando el chofer pasó al asiento de atrás se habrían dado cuenta de que tenía un arma. «Comenzamos a olfatear una trampa», explicó el prófugo a la jueza.

El recorrido

Sigue la confesión. Al llegar a la cárcel de Florencio Varela los estaba esperando otra camioneta, a bordo de la cual estaban Maximiliano Martínez, supuesto agente de la policía bonaerense, y un tal Máximo. Lanatta dijo no recordar el apellido, pero sí que pertenecía a la ex SIDE.

Este Máximo ya había aparecido en otra declaración de este preso: en la investigación sobre la ruta de la efedrina, que también sigue la jueza Servini, lo señaló como el organizador del negocio por encargo de Aníbal Fernández. Pero el miércoles pasado Lanatta fue más allá. Dijo que Martínez y Máximo son los autores materiales del triple crimen por el cual él y sus compinches fueron condenados. Cuando los vio en Florencio Varela, dijo, se dio cuenta de que Aníbal Fernández no buscaba una desmentida. Quería liquidarlos.

Así explicó Lanatta la recorrida por el sur del conurbano. La visita al «Faraón» Marcelo Melnick, señalado como narcolavador de Quilmes, y a una quinta de la que retiró dos bolsos de armas. Era parte del arsenal que fue extrayendo Lanatta de los procedimientos del Renar, donde trabajó a las órdenes de Andrés Meiszner. Es el hijo de José Luis Meiszner, álter ego de Aníbal Fernández en el club Quilmes y ahora en prisión por los negocios en la AFA.

Lanatta declaró ante la jueza Servini que la primera noche de la fuga durmieron en el parque Pereyra, de Berazategui. Y que al día siguiente, enfurecidos por la trampa, los tres buscaron a Fernández para matarlo. «Fuimos a tres casas, pero en ninguna vimos que estuviera, porque no había seguridad», declaró. Coincidió con lo que le informaron a Mauricio Macri horas después de que los Lanatta y Schillaci fueron capturados. Aseguraron que habían deambulado por el conurbano para asesinar al ex jefe de Gabinete.

El relato que escuchó la jueza Servini coincide a grandes rasgos con la información que publicó la prensa sobre las peripecias de los tres condenados, hasta su entrega. Sólo que Lanatta no admite, como sostienen los funcionarios judiciales, haber utilizado la Ranger desde la cual fueron baleados dos guardias camineros en Ranchos. Sí confirmó que pretendían huir a Paraguay.

Ahora los investigadores trabajan sobre la hipótesis de que lo iban a hacer en la avioneta de un amigo narcotraficante. También les interesa determinar posibles contactos con la hermana de Ibar Pérez Corradi, culpado de ser el autor intelectual del triple asesinato. A propósito: ¿será verdad que el prófugo Pérez Corradi ya regresó a la Argentina desde Paraguay?

Las revelaciones de Lanatta, si se prueban, son lluvia ácida para Fernández. El ex jefe de Gabinete también debe controlar lo que digan Gancerain, el dueño de todos sus secretos, y Palladino, en la causa sobre los negocios con la AFA. Uno de los citados por Servini ya adelantó su línea discursiva. Gabriel Mariotto apuntó hacia sus superiores Fernández, Jorge Capitanich y Juan Manuel Abal Medina. Amenazados por la Justicia, los kirchneristas no tienen los atributos de una mafia: no están ni unidos ni organizados. Y eso que la ley del arrepentido ni siquiera llegó a la mesa de entradas del Congreso.(www,caraycecaonline.com.ar)

Carlos Pagni para La nación.com