Política Exclusivo

Informe del Mossad confirma que el atentado a la Embajada de Israel lo consumaron de Irán y Hezbollah

El ataque a la Embajada de Israel ocurrió en 1992

Infobae accedió al dossier “Top Secret” de la inteligencia israelí que describe cómo se organizó y ejecutó el atentado a la sede diplomática que causó 22 muertos y más de 200 heridos

El trabajo de tres décadas del Mossad fue presentado en un informe “Top Secret” de 43 páginas que incluyen muchísimos datos inéditos que -por primera vez- son revelados a nivel global por un medio de comunicación. Este informe oficial ratifica la responsabilidad política y criminal de Irán y Hezbollah en la voladura de la sede diplomática israelí ubicada en la calle Arroyo 916.

Infobae accedió en exclusiva a la totalidad de ese dossier de inteligencia, titulado Irán-Líbano/Hezbollah/ESO/ “Yihad Islámica”–Atentado a la Embajada de Israel., que inicia con cinco conclusiones básicas:

1. El régimen iraní y la organización Hezbollah a través de Yihad Islámica son los responsables únicos del atentado.

2. La infraestructura del atentado (también el de la AMIA) fue creada en Argentina y Brasil a partir de 1988.

3. Todos los miembros operativos involucrados en el atentado fueron identificados por nombre, apellido y fotografía (Al igual que los participantes en el atentado de la AMIA), y residen en el Líbano y en Irán.

4. No hubo participación alguna de ciudadanos argentinos en el atentado contra la embajada de Israel.

5. Todos los miembros de la célula que perpetraron ambos atentados en la Argentina, estuvieron involucrados en atentados adicionales o en la preparación de otras infraestructuras terroristas en otras partes del mundo, incluso en los últimos años.

Facsímil del informe secreto de la Mossad exhibiendo la estructura y los nombres de los terroristas que atacaron la Embajada. Arriba a la izquierda se observa a Imad Mughnyad y a la derecha a Talal Hamyla, los dos comandantes iraníes que prepararon el atentadoFacsímil del informe secreto de la Mossad exhibiendo la estructura y los nombres de los terroristas que atacaron la Embajada. Arriba a la izquierda se observa a Imad Mughnyad y a la derecha a Talal Hamyla, los dos comandantes iraníes que prepararon el atentado

En la foja 3 del informe secreto se asegura que la Unidad Yihad Islámica/910 de Hezbolla (sic), responsable de llevar a cabo atentados terroristas en el Globo por parte de Hezbollah e Irán, cometió el atentado de la embajada de Israel en la Argentina (y el de la AMIA), bajo orden del Régimen Iraní”.

Y a continuación, el dossier del Mossad revela que “el mismo se llevo a cabo en dos etapas, que representa el ´Modus Operativo´ distintivo de “Yihad Islámica” en cada atentado ´exitoso´ o fallido, desde sus orígenes y hasta el presente:

1. La creación de la infraestructura (alquiler del depósito, compra de los materiales explosivos, recolección de inteligencia sobre el país, sus fronteras, compra de vehículos)- bajo responsabilidad de Salman Raouf Salman (conocido bajo su nombre colombiano “Samuel Salman –El Reda”), quien actuó como creador de la infraestructura (“miembro logístico”) desde finales de los años 80 en la Argentina, y desde hace años se desempeña como en un alto cargo de la ´Yihad Islámica´ en Beirut.

2. La célula operativa (4 a 5 miembros), quien arribó desde el Líbano desde la Triple Frontera (sic), en general días previos al atentado (a excepción del ´ingeniero´), quien arribó semanas antes”.

El informe sostiene –en su fojas 3 y 4- que no hubo conexión local para facilitar el atentado terrorista. Y por lo tanto asegura que ningún ciudadano argentino colaboró –de manera voluntaria- con Teherán y Hezbollah para perpetrar la voladura de la sede diplomática de la calle Arroyo.

“La política de atentados del régimen iraní y de Hezbollah se basa, por décadas, en la negación absoluta de involucramiento de atentados terroristas en el globo, siguiendo el principio operativo de “borrado de huellas” (además de no confiar en factores externos), que se manifiesta claramente de la siguiente manera en el terreno:

1. Utilización de documentos falsos para movimientos dentro del país objetivo ( a excepción del caso de El-Reda/Salman/Raouf/Salman, que usa prácticamente su nombre para sus movimientos de frontera, dado que vive en la región como miembro logístico clave “corazón” del atentado).

2. Uso de documentación falsa para la interacción con ciudadanos locales –compra del vehículo bomba, alquiler de depósito y compra de los materiales explosivos serán siempre comprados bajo documentación falsa proporcionada por el Departamento de Falsificación de la Yihad Islámica.

Es decir: no hubo ciudadanos argentinos involucrados en el atentado”.

En este contexto, el informe de la Mossad explica que al no haber conexión local -argentinos actuando junto a los terroristas-, el trabajo en el terreno fue realizado por terroristas libaneses que vivían en la Argentina, y expone -por primera vez- la estructura organizativa que utilizó Irán y Hezbollah para atacar la Embajada de Israel.

“La unidad de atentados en el extranjero de Hezbollah fue creada en el Líbano a mediados del los ´80, por Imad Mughnyad y Talal Hamyla, con apoyo iraní, especialmente la sede de la inteligencia iraní en la embajada iraní en Beirut.

La Yihad Islámica es una unidad compartimentada y clandestina del brazo militar de Hezbollah. El objetivo de la Yihad Islámica siempre fue, y aún lo es, establecer infraestructuras logísticas y operacionales para el cometido de atentados fuera del Líbano.

Con el correr de los años, la Unidad tuvo distintos nombres dentro del aparato clandestino de Hezbollah, cuyos nombres códigos eran absolutamente reservados:

1. ´Yihad Islámica´ o Aparato Yihad Islámica

2. ´E.S.O.´ –External Security Organization/ Organización de Seguridad Exterior

3. Unidad 910.

Hezbollah en general, y especialmente la ´Unidad Yihad Islámica´, trabajan de acuerdo a las instrucciones recibidas por el régimen iraní y la cúpula máxima de Hezbollah. De ese modo, se aseguran de recibir asistencia de diferentes organismos del Aparato iraní (Fuerzas Quds y Ministerio de Inteligencia iraní)”, explica el informe oficial.

Facsímil de la foja 7 del informe del Mossad describiendo las distintas operaciones terroristas ejecutadas por Irán y Hezbollah en América LatinaFacsímil de la foja 7 del informe del Mossad describiendo las distintas operaciones terroristas ejecutadas por Irán y Hezbollah en América Latina

A partir de la foja 7 del dossier “Top Secret”, el Mossad describe las distintas operaciones que ejecutaron Irán y Hezbollah en América Latina –Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Panamá, Triple Frontera y Venezuela-, presenta la línea de tiempo que trazaron los terroristas hasta consumar el ataque a la embajada y enumera las distintas actividades ilegales cometidas por Teherán en la región para cumplir con sus objetivos fundamentalistas.

En este contexto, se alude al “contrabando de explosivos reglamentarios (para uso militar), mediante el escondite planificado por el departamento de explosivos de la ´Yihad Islámica´ en el Líbanos. Los explosivos fueron escondidos en botellas de champú y cajas de chocolate, que fueron introducidas a varios países a mediados de la década de 1990, por ejemplo: Argentina, Chile, Colombia y países de Europa Occidental, y lejano oriente”.

La imprecisa redacción de esta parte del informe de inteligencia, sumada a su reproducción textual –sin contexto explicativo- en la nota del New York Times, causó una lógica reacción crítica en la justicia federal y la comunidad judía de la Argentina.

Era imposible considerar como valida la hipótesis de las botellas de champú y las cajas de chocolate como método sistemático para contrabandear el explosivo que se utilizó en el atentado a la Embajada de Israel.

Todas las pericias realizadas para la causa del ataque a la Embajada, incluso el propio informe del Mossad al que accedió Infobae, asegura que el coche bomba cargaba entre 200 y 400 kilos de explosivos (se cree Amonal).

Entonces, es fácil la cuenta: los terroristas de Hezbollah tendrían que haber contrabandeado miles y miles de cajas de chocolates y envases de champú como paso previo al atentado terrorista del 17 de marzo de 1992.

Con un agravante que también es consignado por las investigación del ataque que aún permanece abierta en la Corte Suprema: el Amonal y el combustible que se usó en el coche bomba se podía comprar –ya por esos años- en viveros de Buenos Aires y en cualquier estación de servicio.

El error descriptivo del informe del Mossad en su foja 7, que el New York Times multiplicó en su nota, se puede enmendar leyendo con detenimiento el mismo dossier de inteligencia israelí que Infobae preserva en su totalidad.(www.caraycecaonline.com.ar)

Infobae- Romén Lejman